MARTES, 15 DE MAYO DE 2018
Pejenomics, el consumo

¿Usted está de acuerdo en que los mexicanos debemos consumir sólo los granos producidos en el país?
No
No sé



“Hay gente que se opone al libre comercio pero le parece normal poder ir a la tienda de su elección a comprar los bienes que consume y hasta se enojaría si le prohibieran ir a una tienda en particular.”
Isaac Katz

Arturo Damm







“Como sucede con todo el documento, con respecto al consumo solo se menciona el “qué”, en este caso “detonar el consumo”, sin referencia alguna al “cómo”, por lo que no queda más que especular al respecto.”


En el último Pesos y Contrapesos, con relación a Pejenomics, texto en el cual se pretende aclarar las dudas de quienes cuestionan la viabilidad del programa económico de AMLO, afirmé que es clara la concepción básica del documento, concepción generalmente aceptada: es más importante la producción, oferta y venta que la demanda, compra y consumo, y que lo segundo debe supeditarse a lo primero, concepción equivocada ya que la demanda – compra – consumo es el fin y la producción – oferta – venta el medio: no puede consumirse lo que no se ha producido. La producción es el medio para el consumo que es el fin.

Buena parte de la propuesta de AMLO gira en torno al impulso gubernamental que según él debe dársele, entre otros, a las exportaciones y a la producción de alimentos, todo lo cual se sitúa por el lado de la producción – oferta – venta, lo cual no quiere decir que no se ocupe del consumo. En Pejenomics se señala, como la quinta propuesta del Proyecto de Nación, “favorecer los programas universales que detonan el consumo y las economías regionales”. Centro la atención en el objetivo “detonar el consumo”, aclarando que, como sucede con todo el documento, solo se menciona el “qué”, en este caso “detonar el consumo”, sin referencia alguna al “cómo”, por lo que no me queda más que especular al respecto.

Detonar el consumo, ¿para qué? Hay una sola respuesta: para elevar el bienestar material de las familias, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios a su disposición.

Detonar el consumo, ¿cómo? ¿Cuál es la manera correcta de detonarlo? Lo primero que hay que tener en cuenta es que antes que consumir hay que comprar los satisfactores, antes que comprar los bienes y servicios hay que generar ingreso, y antes que generar ingreso hay que trabajar, de tal manera que la secuencia es esta: trabajo, ingreso, compra, consumo, mismo que puede aumentar, o porque los que ya lo hacen consumen más, o porque los que no consumían empiezan a consumir (recién nacidos) restándole los que dejan de consumir (personas fallecidas). La cifra de los que empezarán a consumir este año se calcula en 652 mil.

La manera correcta de detonar el consumo es detonando la creación de empleos, la manera correcta de detonar la creación de empleos es detonando las inversiones directas (que son las que crean empleos), y la manera correcta de detonar las inversiones directas es detonando la competitividad del país, que es la capacidad para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, competitividad del país que no se menciona una sola vez en Pejenomics, y que en México deja mucho que desear. Según el Índice de Competitividad Global 2016 - 2017, del Foro Económico Mundial, México ocupa, en materia tan importante, el lugar 51 entre 138 naciones con una calificación de 6.3 sobre 10.

AMLO, ¿conocerá Índice de Competitividad Global? Si sí, ¿qué opinión le merece?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus