Pesos y contrapesos
Ago 18, 2018
Arturo Damm

NAICM: circo, maroma y teatro

Mal andamos cuando cuestiones de tipo técnico (la construcción de un aeropuerto) pretenden resolverse de manera democrática (consultando al pueblo por considerarlo sabio).

¡Vaya circo, maroma y teatro que armó AMLO en torno al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), lo cual ha conducido a absurdos increíbles y a propuestas peligrosas! Algunos comentarios, algunas preguntas, una conclusión.

Primero. Mal andamos cuando cuestiones de tipo técnico (la construcción de un aeropuerto) pretenden resolverse de manera democrática (consultando al pueblo por considerarlo sabio).

Segundo. Que AMLO afirme (implícitamente) que el pueblo demostró su sabiduría porque voto por él pasa por alto que el 47 por ciento del pueblo que votó no votó por él. ¿Solamente es sabia la parte del pueblo que votó por él? ¿Solamente esa parte, la sabia, tendrá derecho a opinar en torno al futuro del NAICM?

Tercero. Si se pone a consulta popular la construcción del NAICM, por mínima congruencia, ¿no deberá pasar lo mismo con cualquier otra obra de infraestructura, comenzando por el Tren Maya?

Cuarto. Si AMLO, por demagogia populista, dice que el pueblo es sabio, mal. Si realmente lo cree, ¡peor!

Quinto. Si por gobernar entendemos hacer valer los derechos de los ciudadanos, la democracia (que el pueblo decida) sirve para elegir gobernantes, no para gobernar (la mayoría no debe decidir si se hacen valer o no los derechos de las personas), mucho menos cuando la decisión es en torno a un tema técnico (desde el ingenieril hasta el financiero, pasando por el aeronáutico, como son los temas involucrados en la construcción de un aeropuerto).

Sexto. ¿Qué tan manipuladora puede ser la consulta popular? Mucho, dependiendo de lo que se pregunte y de cómo se pregunte.

Séptimo. El Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados de Aviación concluyó que no es viable la operación simultánea de los aeropuertos Benito Juárez y Santa Lucía. Si el Benito Juárez ya resulta insuficiente (por eso la necesidad de otro), y el de Santa Lucía también lo sería (ya que sería complementario al Benito Juárez), y los dos no pueden operar al mismo tiempo, ¿cuál es la conclusión? Hay que continuar con la construcción del NAICM.

Octavo. No es tarea del gobierno, ni construir infraestructura, ni participar en la construcción de infraestructura, ni financiar la construcción de infraestructura. Todo ello es tarea del sector empresarial, tanto nacional como extranjero, lo que garantiza que la inversión realizada se lleva a cabo de la manera más cuidadosa posible. En todo caso, el gobierno debería limitarse a concesionar las obras.

Noveno. Si la expresaran abiertamente, con total libertad, ¿cuál sería la opinión de Romo, Urzúa y Jiménez Espriú en torno a la intención de AMLO de poner a consulta popular el futuro del NAICM?

Décimo. Me late que, después de tanto circo, maroma y teatro, el NAICM se va concesionar la iniciativa privada, lo cual, si se evitan actos de corrupción, será la mejor opción.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Ocupación y empleo
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales