Pesos y contrapesos
Nov 24, 2018
Arturo Damm

Sobre la "consulta" (III)

¿Alguien estará contra el fomento a la economía, en general, y al turismo, en particular? El problema no son los fines sino el medio.

La primera pregunta de la segunda “consulta ciudadana” organizada por Morena, a la cual se responde SÍ o NO, es esta: “Construir el Tren Maya que conectará los estados de Chipas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, lo que fomentará la economía y el turismo”. ¿Alguien responderá NO? ¿Alguien estará contra el fomento a la economía, en general, y al turismo, en particular?

Supongamos esta otra pregunta, a la cual hay que responder SÍ o NO: “Imponerle al Banco de México, además de la tarea de procurar la estabilidad del poder adquisitvo del dinero, la de incentivar la producción de bienes y servicios, la creación de empleos, la generación de ingresos”. ¿Alguien respondería NO? ¿Alguien se opone a una mayor producción de satisfactores, a una mayor creación de empleo, a una mayor generación de ingreso? No: esos fines son deseables por sí mismos.

El problema no son los fines sino el medio, que en este caso supone usar la política monetaria para incentivar producción, empleo e ingreso, para lo cual tendría que aplicarse la receta keynesiana (no tengo espacio para explicarla), lo cual ocasionaría inflación, es decir, pérdida en el poder adquisitivo del dinero, del trabajo, del ahorro, todo ello contrario a la primera tarea señalada, la de procurar la estabilidad del poder adquisitvo del dinero, condición necesaria para lograr mayor bienestar.

La anterior es una pregunta de tipo técnico, del campo de la teoría monetaria, que solamente deben responder los técnicos, los que saben, no cualquier persona, sin olvidar que, con relación a la misma, pregunta que bien podría aparecer en alguna otra “consulta ciudadana,” han sido algunos técnicos (economistas keynesianos), quienes han propuesto imponerle al Banco de México esta segunda tarea, propuesta que no debe ser objeto de “consulta ciudadana”.

Supongamos esta otra pregunta, a la cual también hay que responder SÍ o NO: “Eliminar el IVA, para que bajen los precios y aumente el ingreso disponible de los consumidores, quienes entonces podrán comprar más bienes y servicios, elevando su bienestar, y que la menor recaudación se compense con más deuda del gobierno”. ¿Alguien respondería NO? ¿Habrá alguien que esté en contra de que bajen los precios y de que aumente el ingreso disponible de los consumidores? ¿Habrá alguien que esté en contra de que los consumidores puedan comprar más bienes y servicios y aumentar su bienestar? No, pero la pregunta relevante es cuánta gente sabe cuáles serían las consecuencias de que el gobierno sustituya recaudación por deuda como fuente de financiamiento. ¿Cuántos son capaces de concluir que la deuda gubernamental de hoy mañana puede convertirse en más y/o mayores impuestos?

Estas dos primeras “consultas ciudadanas”, la del NAICM y la de este fin de semana, dejan claro que, con relación a la democracia, la pregunta más importante es ¿qué debe decidirse democráticamente?, y la primera respuesta es: los asuntos técnicos, y los económicos lo son, no deben decidirse democráticamente, como tampoco deben decidirse de esa manera los relacionados con la justicia y con su impartición.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Cualquier conducta humana puede ser objeto de una ley. Por ejemplo: Ley para el buen cepillado de los dientes o Ley para la correcta colocación de los anteojos. Si la tarea de los legisladores es hacer leyes, les sobra tela de donde cortar. ¡Preocupante!

Arturo Damm Arnal
Entrar
Encuesta de la semana
La balanza comercial de México mostró en agosto un superávit de 6,116 millones de dólares. Al interior las importaciones mostraron una caída de -22.2% y las exportaciones de -7.7%. ¿Cómo interpretar estos datos?
Artículos recientes...