MIÉRCOLES, 19 DE DICIEMBRE DE 2018
PEF: Primer comentario

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Dado cómo gastará el gobierno de AMLO en 2019 (56.9% del gasto destinado a desarrollo social con un aumento real del 6.0%), queda claro que es un gobierno redistribuidor del ingreso, lo cual no es nada nuevo.”


En los dos anteriores Pesos y Contrapesoshice un primer comentario en torno a los Criterios Generales de Política Económica (CGPE), y a la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) que, junto con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), integran el Paquete Económico (PE) para el 2019. Hoy le toca el turno al PEF, en el cual encontramos el perfil del nuevo gobierno. Dime cómo gastas (en qué y cuánto) y te diré qué tipo de gobierno eres. Y eso, en qué y cuánto (cómo) gastará el gobierno es lo que encontramos en el PEF.

En 2019, comparado con el PEF 2018, el Sector Público Federal gastará 5.8 billones de pesos, 6.7 por ciento más, en términos reales, ya descontado el efecto de la inflación, lo cual confirma la tendencia: más gasto año tras año, sexenio tras sexenio. ¿Cuál es el límite?

Lo primero que hay que decir es que para 2019, comparado con el PEF del 2018, en términos reales, el presupuesto asignado al Poder Legislativo se reducirá 19.9 por ciento, el asignado al Judicial se recortará 11.8 por ciento, y el asignado al Ejecutivo aumentará 5.0 por ciento, con una importante reasignación del gasto: se les dará menos, y en algunos casos mucho menos, a unos para darles más, y en algunos casos mucho más, a otros, con los costos de oportunidad que ello generará.

De 26 partidas presupuestarias, en 18 (el 69.2 por ciento) se reducirá el presupuesto asignado para 2019, y en 8 (el 30.8 por ciento) se incrementará, todo en comparación con el PEF 2018. Los tres mayores recortes se darán en la Secretaría del Medio Ambiente (32.1 por ciento), en la Comisión Reguladora de Energía (31.1 por ciento), y en la Comisión Nacional de Hidrocarburos (30.3 por ciento). Los tres mayores aumentos se registrarán en La Secretaría de Energía (961.3 por ciento), la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (932.0 por ciento) y la Secretaría de Turismo (116.0 por ciento).

Según la clasificación funcional (¿en qué se gastará?), tenemos que a las tareas propias del gobierno (seguridad y justicia, Estado de Derecho), se destinará el 6.2 por ciento del gasto del Gobierno Federal, con una reducción, en términos reales, de 9.9 por ciento; a desarrollo económico (crecimiento económico, creación de empleos, generación de ingresos, inversiones directas), se destinará el 21.8 por ciento del gasto, con un aumento, en términos reales, del 5.8 por ciento; a desarrollo social (redistribución del ingreso para la satisfacción de necesidades), se destinará el 56.9 por ciento del gasto, con un incremento, en términos reales, del 6.0 por ciento.

Dado cómo gastará el gobierno de AMLO en 2019 (56.9 por ciento del gasto destinado a desarrollo social con un aumento real del 6.0 por ciento), queda claro que es un gobierno redistribuidor del ingreso, lo cual no es nada nuevo, dado que gobernar se ha vuelto sinónimo de redistribuir, ya se trate de gobiernos de izquierda, centro o derecha.

• Política fiscal • Redistribución • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus