MIÉRCOLES, 26 DE DICIEMBRE DE 2018
Motivo de preocupación

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?”
Epicuro


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• TMEC, feto proteccionista

Arturo Damm
• La rifa

Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: Incompetente y criminal

Arturo Damm
• T-MEC, ¿seguridad?

Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Se limita la IED y el siguiente paso puede ser prohibirla. Se prohíbe la IED y el siguiente paso puede ser limitar la inversión nacional directa... ¿Qué tenemos? Un motivo de preocupación.”


El grupo de Morena en el Senado de la República impulsará una iniciativa de ley con el fin de limitar la inversión extranjera directa (IED). La propuesta busca que la inversión neutra, que permite a inversionistas extranjeros participar en empresas mexicanas, no sea más del 49 por ciento del capital social de las empresas, lo cual les otorga, a los dueños de esas inversiones, participación en los órganos de administración de las mismas, algo que los senadores de Morena ven con malos ojos, de la misma manera que, si no con malos ojos, sí con sospechosos, ven la inversión privada, en general, y la inversión privada extranjera, en particular, sobre todo si se trata de inversiones directas que producen bienes y servicios, crean empleos, y les permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos, momento de repetir lo ya escrito muchas veces. Caigamos en la cuenta de todo lo que depende de la inversión directa: la producción de bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento de la economía; la creación de empleos; la generación de ingresos.

Lo que más importa de la inversión directa es eso, que es inversión directa, de la cual depende la producción, el empleo y el ingreso, con todo lo que ello significa en términos del bienestar de las personas. Lo que menos importa es su nacionalidad, su origen. Lo que importa es que sea inversión directa, al margen de que sea mexicana o estadounidense (el 40 por ciento del total de la IED en México), española (el 15 por ciento), alemana (el 9 por ciento), canadiense (el 7 por ciento), o japonesa (el 6 por ciento del total; el restante 23 por ciento corresponde a otras naciones), al margen de que se destine a las manufacturas (que captan el 43 por ciento de la IED), a los servicios financieros (que captan el 19 por ciento), a la energía eléctrica, agua y gas (que captan el 8 por ciento), al comercio (que capta otro 8 por ciento), a la minería (que capta el 6 por ciento), y otras actividades económicas (que captan el 13 por ciento que resta).

Con relación a los capitales lo que importa no es dónde se originaron (de dónde vienen) sino dónde se invertirán (a dónde irán), y dado todo lo que depende de las inversiones directas, sin importar que sean nacionales o extranjeras, los gobiernos prudentes harán todo lo necesario para atraer, de manera correcta, el mayor flujo de IED. ¿Qué es lo primero que deben hacer? Darle al inversionista extranjero el mismo trato que al nacional, algo que los senadores de Morena no están dispuestos a hacer. Mal.

Se limita la IED y el siguiente paso puede ser prohibirla. Se prohíbe la IED y el siguiente paso puede ser limitar la inversión nacional directa. Se limita la inversión nacional directa y el siguiente paso puede ser prohibirla (por ejemplo: expropiaciones). ¿Qué tenemos? Un motivo de preocupación.

• Problemas económicos de México • Política mexicana • Política económica • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus