JUEVES, 2 DE MAYO DE 2019
PIB, en picada

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El gobierno debería estar preocupado por los pésimos resultados en materia de crecimiento.”


En el último Pesos y Contrapesos analicé el comportamiento del Indicador Global de la Actividad Económica para febrero y concluí que “en materia de crecimiento las cosas no pintan bien”, conclusión que, a partir del análisis de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto, para el primer trimestre del año, hay que cambiar para afirmar que en materia de crecimiento las cosas pintan mal. Y entre el “no pintan bien” y el “pintan mal” hay diferencia.

Comparando cada trimestre con el mismo trimestre del año anterior tenemos que entre enero y marzo de 2018 la economía creció 2.3 por ciento. Un año después creció 0.2 (5.6 las actividades primarias: agricultura, ganadería, silvicultura, pesca; menos 2.1 las secundarias: industrias manufactureras; 1.0 las terciarias: servicios).

Comparando cada trimestre con el trimestre inmediatamente anterior tenemos que entre enero y marzo de 2018 el crecimiento de la economía fue 1.0 por ciento. Un año después fue menos 0.2 (actividades primarias 2.6; secundarias menos 0.6; terciarias menos 0.2).

De las dos comparaciones, ¿cuál es la mejor para tomarle el pulso a la economía? La segunda, la que compara el desempeño del primer trimestre de 2019 con el comportamiento del último trimestre de 2018, el inmediatamente anterior, misma que dio como resultado menos 0.2 por ciento, el peor resultado desde el sexenio de Zedillo, que enfrentó, sobre todo a lo largo del primer semestre del primer año de su administración, consecuencia del tristemente célebre Error de Diciembre del 1994, una grave recesión.

Comparando el primer trimestre, del primer año de cada sexenio, con el trimestre anterior, el último del sexenio pasado, estos fueron los resultados. Gobierno de Zedillo, menos 5.7 por ciento. Sexenio de Fox, 0.1 por ciento. Gobierno de Calderón, 0.7 por ciento. Sexenio de Peña, 0.3 por ciento. Gobierno de AMLO, menos 0.2 por ciento.

Si comparamos con cualquiera de los tres sexenios anteriores, el resultado para el primer trimestre del gobierno de AMLO fue malo. Si lo comparamos con el del sexenio de Zedillo, como el mismo AMLO ya lo hizo, fue menos malo, momento de recordar que mal de muchos consuelo de tontos.

Cierto, se trata de las cifras de la estimación oportuna, por lo tanto preliminares, y será hasta el 24 de mayo cuando el INEGI de a conocer las cifras definitivas, que no variarán gran cosa, si es que varían.

El gobierno debería estar preocupado por los pésimos resultados en materia de crecimiento. Sin embargo, muy a su estilo, AMLO afirmó que “nuestros adversarios están apostando a que nos vaya mal, (y) ahora están hablando de estancamiento económico, (pero) lo cierto es que vamos muy bien”. Seguramente él tiene otras cifras.

• Problemas económicos de México • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus