MARTES, 28 DE MAYO DE 2019
Estructura del socialismo

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Paul Volcker y México

Arturo Damm
• ¿Libre comercio?

Luis Pazos
• AMLO ¿regreso al PRI de los 70?

Arturo Damm
• AMLO bien, pero...

Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Santos Mercado







“El socialismo no es nuevo, apareció mucho antes que el capitalismo, lo que es nuevo es el nombre el cual tendrá apenas unos 150 años, pero la estructura organizativa que le corresponde al socialismo tiene la edad de las primeras tribus africanas.”


El socialismo no es nuevo, apareció mucho antes que el capitalismo, lo que es nuevo es el nombre el cual tendrá apenas unos 150 años, pero la estructura organizativa que le corresponde al socialismo tiene la edad de las primeras tribus africanas. De hecho, todas las tribus en África, América o Europa, tuvieron una estructura organizativa correspondiente al socialismo (véase la historia de los vikingos, Genghis Khan o los apaches).

Cuando aparece el Homo Sapiens, hace 350,000 años, ya formaba familias, era una necesidad de sobrevivencia. Estas familias crecían y se aglomeraban en tribus. Todos eran consanguíneos, en segundo, tercer, cuarto grado y más. Se reproducían sin ninguna limitación: padres con hijas, madres con hijos, hermanos con hermanas, primos con primas, tíos con sobrinas, nadie reparaba sobre los problemas de consanguinidad. En toda tribu, de manera natural, había un hombre o mujer que ejercía la autoridad. Nadie lo nombraba para ser el jefe, no se conocía la democracia, pero todos se sujetaban a sus decisiones por ser el hombre más rudo, el más gritón, el más alto o el más viejo. Por instinto de conservación tenían que adoptar esa estructura: un jefe y los demás se subordinan. Éste era el líder que repartía el trabajo y decidía a dónde emigrar para buscar alimento o para protegerse de las fieras y de la inclemencia del tiempo.

Una característica de toda tribu es que surgían conflictos internos. No todos recibían con gusto las tareas que les asignaba el jefe, no estaban contentos con la repartición de alimentos; unos querían emigrar al sur, otros al norte; o de plano, crecía la antipatía por quien ejercía el poder. A veces se dirimían los conflictos matando al jefe y otro tomaba su lugar; otras, las tribus se dividían y cada una tomaba su camino, quizás se volverían a encontrar con los descendientes, pero la estructura seguía siendo la misma: un jefe y los demás subordinados.

Las relaciones entre tribus fueron del todo violentas. En el encuentro de dos grupos tribales generalmente no había un recibimiento amable. Muy por el contrario, era más fácil que se vieran como enemigas pues competían por alimento. Era imposible que se unieran dos tribus pues cada una llevaba a su jefe que no estaba nada dispuesto a someterse al otro. Así que tenían que eliminar a uno de ellos para una posible integración. Si la tribu perdedora era pequeña, quizás quedaban como esclavos de los ganadores.

Esta dinámica de tribus constituye un período muy largo en la historia de la humanidad. Por miles de años no se conocía otra forma de vivir. De hecho, no ha desaparecido y hasta se ha hecho teoría para justificar como la mejor forma de organización social. Platón, el gran filósofo griego consideraba necesaria una organización donde un jefe con buenas cualidades ejerciera su autoridad sobre los demás hombres. Es exactamente la estructura que promueve el socialismo. Considere a una familia con padre, madre y diez hijos pequeños. Funciona como si fuera una tribu de aquellos tiempos. El padre o la madre decide lo que comen, visten y calzan los hijos y éstos deben obedecer para no quedar con el estómago vacío. Esa estructura, normalmente, dura hasta que los hijos cumplen mayoría de edad. Luego se rompe y se adopta una estructura diferente.

En las empresas capitalistas, es casi obligado organizarse así. El dueño de la empresa ejerce la autoridad y todos deben sujetarse a sus decisiones, de otra manera, quizás sería imposible lograr las metas de producción.

La organización de tribu es estable mientras no se hace demasiado grande. O mejor aún, es una organización social que tiene como requisito estar dispuesto a someterse a una autoridad. Dura mientras no haya un hijo capaz de tomar decisiones. Pero también puede ser que se mantenga por medios coactivos, forzados o violentos. Por ejemplo, las cárceles tienen ese esquema de organización socialista. Todos los reos deben obedecer al jefe, bajo la amenaza de ser castigados si no cumplen las órdenes.

Nótese que una característica común de todos los sistemas tribales o socialistas es que no existe la propiedad privada en el común de la gente. Incluso, en las empresas, los obreros no tienen propiedad privada sobre sus centros de trabajo, ni en la máquina que manejan. Quizás por eso Carlos Marx le llamó “comunismo”.

Precisamente cuando surge la institución “propiedad privada” se empieza a desmoronar la estructura tribal. Y esto es porque la propiedad privada da lugar al trueque o comercio. Entonces los hombres encuentran posible tomar decisiones y vivir sin la necesidad de estar sometidos al poder de un hombre. Ya no será necesario ser esclavo de un patriarca, pues puede conseguir los bienes deseados mediante el intercambio voluntario con otros seres. En otras palabras, se cambia la esclavitud por el comercio.

• Socialismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus