JUEVES, 6 DE JUNIO DE 2019
Trump, ¿con ideas de la izquierda mexicana?

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“El presidente Trump, paradójicamente, acusa a México de aprovecharse de la apertura comercial y de crear desempleo en los Estados Unidos, cuando la realidad nos dice lo contrario.”


El Presidente Trump esgrime actualmente los mismos argumentos proteccionistas que a mediados de la década de los 80 defendían los economistas de izquierda en México y de casi todos los países Iberoamericanos. En aquel entonces en los círculos académicos e intelectuales, predominaron las tesis del “deterioro de los términos del intercambio”, del “capitalismo periférico” y de la descapitalización, derivadas de los principios marxistas de la plusvalía y del imperialismo de Lenin. Esas tesis sostienen que la riqueza del capitalismo estadounidense es consecuencia de la explotación a los países Iberoamericanos: somos pobres porque los americanos nos explotan y descapitalizan, se llevan más de lo que invierten.

Esas ideas nutrieron el proteccionismo comercial que prevaleció en México hasta mediados de los años 80, cuando el FMI condicionó a la apertura comercial los préstamos para sacar a México de la quiebra en que lo sumieron las políticas estatistas de incremento del gasto público, burocracia y empresas estatales en los gobiernos de Echeverría y López Portillo.

En los años 70 y 80, la mezcla del marxismo y keynesianismo o neo-socialismo, fundamentó las políticas proteccionistas y de subsidios a empresas estatales y a empresas privadas, para teóricamente contrarrestar el deterioro en la balanza comercial con Estados Unidos. Esos mismos grupos de políticos, funcionarios y académicos neo-socialistas, mezcla de las ideas de Marx y Keynes, se opusieron a la firma del tratado de libre comercio con los Estados Unidos. El argumento era que ese acuerdo aumentaría el déficit en la balanza comercial y el desempleo en México: no al TLCAN, del que solo sacarán provecho los norteamericanos, decían. Pero sucedió todo lo contrario con el TLCAN: de déficit pasó a tener superávit la balanza comercial con EUA y aumentó el empleo en México. El tratado también benefició a la economía norteamericana. Ambos países se beneficiaron, contrariamente a lo que sostiene la teoría de la “suma cero”: en toda relación económica, una parte se enriquece a costa de la otra, lo que no sucedió con el TLCAN, el cual favoreció tanto a México como a EUA y a Canadá.

Ahora el presidente Trump, paradójicamente, acusa a México de aprovecharse de la apertura comercial y de crear desempleo en los Estados Unidos, cuando la realidad nos dice lo contrario.

• Mercantilismo / Proteccionismo • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus