JUEVES, 6 DE JUNIO DE 2019
Trump, ¿con ideas de la izquierda mexicana?

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino.”
Viktor Frankl


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación

Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia?

Arturo Damm
• Comercio exterior, malas noticias

Isaac Katz
• La buena y las malas

Arturo Damm
• Algunos datos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“El presidente Trump, paradójicamente, acusa a México de aprovecharse de la apertura comercial y de crear desempleo en los Estados Unidos, cuando la realidad nos dice lo contrario.”


El Presidente Trump esgrime actualmente los mismos argumentos proteccionistas que a mediados de la década de los 80 defendían los economistas de izquierda en México y de casi todos los países Iberoamericanos. En aquel entonces en los círculos académicos e intelectuales, predominaron las tesis del “deterioro de los términos del intercambio”, del “capitalismo periférico” y de la descapitalización, derivadas de los principios marxistas de la plusvalía y del imperialismo de Lenin. Esas tesis sostienen que la riqueza del capitalismo estadounidense es consecuencia de la explotación a los países Iberoamericanos: somos pobres porque los americanos nos explotan y descapitalizan, se llevan más de lo que invierten.

Esas ideas nutrieron el proteccionismo comercial que prevaleció en México hasta mediados de los años 80, cuando el FMI condicionó a la apertura comercial los préstamos para sacar a México de la quiebra en que lo sumieron las políticas estatistas de incremento del gasto público, burocracia y empresas estatales en los gobiernos de Echeverría y López Portillo.

En los años 70 y 80, la mezcla del marxismo y keynesianismo o neo-socialismo, fundamentó las políticas proteccionistas y de subsidios a empresas estatales y a empresas privadas, para teóricamente contrarrestar el deterioro en la balanza comercial con Estados Unidos. Esos mismos grupos de políticos, funcionarios y académicos neo-socialistas, mezcla de las ideas de Marx y Keynes, se opusieron a la firma del tratado de libre comercio con los Estados Unidos. El argumento era que ese acuerdo aumentaría el déficit en la balanza comercial y el desempleo en México: no al TLCAN, del que solo sacarán provecho los norteamericanos, decían. Pero sucedió todo lo contrario con el TLCAN: de déficit pasó a tener superávit la balanza comercial con EUA y aumentó el empleo en México. El tratado también benefició a la economía norteamericana. Ambos países se beneficiaron, contrariamente a lo que sostiene la teoría de la “suma cero”: en toda relación económica, una parte se enriquece a costa de la otra, lo que no sucedió con el TLCAN, el cual favoreció tanto a México como a EUA y a Canadá.

Ahora el presidente Trump, paradójicamente, acusa a México de aprovecharse de la apertura comercial y de crear desempleo en los Estados Unidos, cuando la realidad nos dice lo contrario.

• Mercantilismo / Proteccionismo • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus