MIÉRCOLES, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2019
Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“Si alguien hubiera revisado los 10 objetivos que perseguía Obama, se hubiera dado cuenta que habían sido sustraídos del capítulo 2 del Manifiesto Comunista de Marx.”


En 1989 el mundo celebrara el derrumbe del comunismo descrito como la más grande aberración económica, política y filosófica del siglo 20. Pero embriagados con el evento no detectamos que sus ideas ya estaban enraizadas en segmentos claves de la sociedad; Sindicatos, partidos, iglesias, pero el más ponzoñoso sería el de las universidades invadidas de profesores rezando en el altar de Carlos Marx, distribuyendo su veneno en las aulas y, al despertar, nos golpeaba la realidad de una ideología cuyo derrumbe no era tal.

El invernadero de este dogma había sido tal que a principios del nuevo siglo sucedía algo verdaderamente increíble. El arribo a la presidencia de Obama -un socialista disfrazado-en el país que desde su nacimiento personificara todo lo contrario, libertad, individualidad, libertad económica y de comercio, un nuevo modelo político de gobierno limitado en sus funciones, en su tamaño, y un estado de derecho casi sagrado.

Hubo muchas alertas de la borrasca y hay una historia bíblica afín que nos puede dar luz. “Cuando los judíos le exigían a Samuel solicitar a dios los surtiera con un rey. Dios advirtió que, si consumaba su solicitud, ese rey los oprimiría, les quitaría sus tierras, sus armas, la mitad de sus cosechas, de su ganado, tomaría a sus hijos como soldados, a sus hijas como sirvientas, los haría esclavos. Después pedirían se los retirara, pero dios no los escucharía”.

Lo más patético de la comparación es que, Obama, después de abusarlos y con su red socialista los esclavizara, todavía haya gente que lo admire considerándolo como el enviado divino para rescatarlos. La otra gran diferencia es que los judíos no tuvieron antecedentes de su rey y ciegamente lo aceptaban. Sin embargo, Obama portaba un récord marxista muy claro, pero los americanos cegados por su carisma, distraídos por el histórico evento del primer presidente negro no entendieron a quién estaban elevando a la presidencia.

Habían escuchado los gritos del Rev. Jeremiah Wright, su consejero espiritual, marxista de La Teología de la Liberación, su sociedad con William Ayers, un terrorista urbano, marxista, pero nunca se dieron cuenta de su grave error al elegir un hombre que cambiaría no solo Washington, sus valores, la nación, sus vidas. Aunque no presentaba una lista sus mensajes subliminales eran claros. Su agenda era socialista sazonada con marxismo.

Al tomar protesta explotaba un fenómeno que aseguraría la implementación de sus planes. Una crisis financiera que se engendrara durante la administración de Clinton con su compasivo programa de “vivienda para todos”, la continuaría Bush II y explotaba en 2008 como algo especialmente manufacturado para Obama, pues como afirmara Rahm Emanuel; “nunca hay que desperdiciar una buena crisis”. Obama la aprovechó e iniciaba la socialización del país con su mira en la economía.

Una crisis planeada cuando Clinton estableciera a Andrew Cuomo a cargo del armamento para ejecutar la masacre, Ginnie Mae y Fannie Mae, y la munición era la sobreinversión en hipotecas. En términos económicos el dinero asignado a vivienda es consumo, no inversión. Al vivir en una casa la consumimos puesto que no se utiliza para producir otros bienes. Una fábrica que produce bienes es una inversión productiva. Entonces, la masiva inversión en casas promovida por el gobierno fue para trasferir recursos de la producción al consumo. 

Estos esquemas (inversión-gasto) incrementan o decrementan los niveles de vida. Y cuando el gobierno establece incentivos orientando inversión hacia consumo, afectan negativamente el nivel de vida. Si el sistema se cambia de “cada quién de acuerdo a sus habilidades”, a “cada quien de acuerdo a sus necesidades”, es vía directa para la creación de clientes socialistas. La sobre inversión en hipotecas enfermas ya en portafolios de instituciones financieras, explotaba en un furioso cataclismo que cimbraría al mundo. Obama estructuraba un plan de “rescate” inyectándolas con cientos de billones de dólares sin respaldo emitidos por el falsificador de monedas, el FED. Esos dineros se convertirían luego en acciones de esas empresas y pasar a ser propiedad del estado.

En el 2012 surgía la primera advertencia del ataque socialista en voz de un prestigiado economista, Mark Hendrickson. El afirmaba que Obama, siguiendo la receta de Lenin, tomaba los altos comandos de la economía: energía, servicios de salud, finanzas y educación. Su programa económico era una receta del marxismo-leninismo adoptando la estrategia de Marx de toma gradual de la economía (pies de gato). Si alguien hubiera revisado los 10 objetivos que perseguía Obama, se hubiera dado cuenta que habían sido sustraídos del capítulo 2 del Manifiesto Comunista de Marx.

  1. Control estatal de la propiedad. Obama no permitiría empresas privadas desarrollando energía, afirmando y promoviendo la propiedad del estado, e incrementando masivo control estatal sobre millones de acres.

  2. Impuestos progresivos. Obama con una obsesión de gravar al maximo a los ricos ignoraba que ese 1% paga el 40% de los impuestos.

  3. Abolición de la herencia. Preparaba una sangrienta lucha para reestablecer el impuesto sobre herencias que tanta controversia había causado.

  4. Confiscación de propiedades de inmigrantes y rebeldes. Buscaba tener jurisdicción en paraísos fiscales para expropiar riqueza hecha, administrada y mantenida en el extranjero, gravar a compañías extranjeras operando en EU, a inversionistas y bancos extranjeros operando en EU, algunos ya han ya han abandonado el país.

  5. Control total del sistema financiero. Con el Acto Dodd-Frank obtenía una herramienta para centralizar todo el poder en el gobierno federal, limitando la operación de las compañías financieras privadas a favor de la permisitis del gobierno favoreciendo su burocracia.

  6. Control estatal de comunicaciones y transporte. Buscaba controlar Fox-News a través de la intimidación por no hacer grupo con los demás medios repitiendo sus mentiras, leyendo sus scripts, y se preparaba para revivir la “fairness doctrine” que es el instrumento clásico de las tiranías comunistas para suprimir la libre expresión.

  7. Control de medios de producción. Con su Energía Verde se alistaba para establecer una tiranía en guerra con agricultores, ganaderos, compañías petroleras, gas, carbón, apuntalado con Cap-and-Trade y regulaciones tiránicas de EPA.

  8. Control de los asentamientos humanos. Pretendía controlar los viajes para ahorrar energía. Controlar la movilidad de la gente a capricho del estado y sus intereses políticos. En 2009 firmaba una orden ejecutiva para “arriar gente” a ciertas concentraciones humanas. Expropiar tierra para establecer lugares en “estado natural”.

  9. Establecía un ejército de trabajadores. AmeriCorps, nacía bajo el concepto de “bienestar común” y convertirse en cueva de causas izquierdistas con fondeos billonarios de Obama. Reclutamiento de jóvenes para iniciar su indoctrinación y persuadirlos del racismo, opresión de EU y luchar por un cambio social.

  10. Educación gratuita para indoctrinación.

El primer paso de este maquiavélico plan socialista era el sistema financiero que discutiremos en la segunda parte.

• Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus