MIÉRCOLES, 30 DE OCTUBRE DE 2019
Cómo EU contrajo la sarna

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“La vulnerabilidad primaria del estado profundo es su negligencia de las leyes fundamentales de economía. No les interesa construir una economía para provocar progreso si no es el suyo.”


En 1954, el senador William Jenner afirmaba: “La ruta hacia una dictadura en EU puede imponerse por medios estrictamente legales sin que el congreso o el presidente se enteren. Creemos tener un gobierno constitucional. Pero dentro de nuestro sistema existe un organizado grupo de acción determinado a destruir la constitución y el país. No reporta a nadie y es inamovible. Opera en secreto y en silencio para transformar el país. Una burocracia inmune a la ley, de miembros no electos, atrincherada, corporatizada, militarizada que en esencia maneja el país, es un gobierno en la oscuridad sin respeto por nadie”. (La CIA).

Al inicio de los años 80, el crecimiento de la economía global era esencialmente conducido bajo la redistribución de dólares impresos por el FED, para luego asignarlos a través de su propio Sistema —la operación pasaba al FMI, la OMC y otras instituciones sobrevivientes de Bretton Woods. Porque hoy día BW continúa vivo con diferente disfraz en el FMI, OMC y el Banco Mundial.

El dinero impreso necesita activos que lo respalden y, en los años 80, el papel de esos activos fue jugado por los derivativos. Pero, en los 90s y principios de los 2000s serían los activos que flotaran como resultado de la disolución de la URSS. Ante ello, los EU tenían dos alternativas. La primera era usar los activos tomados de la URSS para cubrir la deuda acumulada durante los 80s y empezar de nuevo en cero. Fue lo que hizo la administración de Bush I. Pero había otra: robar esos activos y darles un “buen uso”. Fue lo que hizo Bill Clinton en el periodo de la “violación de Rusia” de los 90s. Por esa razón, la gente que emergía en Rusia como afiliados al equipo de Clinton (todo el sistema financiero y económico de Rusia actual) son considerados ladrones y traidores.

Todo marchaba perfecto, pero, al inicio de los 2000s los activos se habían terminado y el dinero del narco no alcanzaba. EU entonces decidía imprimir dinero respaldado por activos ficticios —las hipotecas subprime. Se provocaba un “boom” artificial inflando los valores de bienes raíces para “crear riqueza”, que luego pudiera convertirse en hipotecas para enviarlas a un nutrido grupo de valores y usarlos (con monstruosos apalancamientos) para jugar en el mercado de los derivados. Para mantener el flujo de hipotecas, con precios ya en la estratosfera, los bancos cancelaban requerimientos en sus préstamos inmobiliarios (tenían la garantía del gobierno). El proceso, presionado por los bancos y los derivados, finalmente explotaba. Esto no fue la crisis de las hipotecas chatarra, era la agonía del sistema financiero.    

A mediados del 2007, la quiebra de uno de los fondos de Bearn Stearns (flotando en hipotecas) señalaba el colapso del mercado global de valores. Se iniciaba la gran explosión y los activos iniciaban su vaporización en los trillones. El pánico provocaba ventas que deprimían aún más los precios. 

En 2012 Barack Obama era reelegido y, con su gente ya ubicada, tomaba control del FED. Fue un aviso para el estado profundo que, para asegurar la impresión de dinero, era necesario controlar el FED desde la Casa Blanca e identificaban los candidatos más convenientes para sus propósitos en Hillary y Sanders. El otro grupo también iniciaban su posicionamiento. El estado profundo pensaba el candidato sería Rand Paul, pero la inteligencia rusa pronosticaba la candidatura terminaría en manos de Trump, para luego perder la elección. Con sus emporios en peligro, el estado paralelo requería ubicar en la Casa Blanca su candidato para mantener la imprenta trabajando y seguir la borrachera. Decidían que la presidencia era para Hillary Clinton.

Trump representaba un escenario nunca visto y, aumentando los intereses, detendría la impresión de dinero. Su enfoque era primero los EU para rehabilitar su aparato productivo y controlar su monstruosa deuda. Su plan era salvar la economía a expensas de los bancos y del sistema financiero ya herido. Aumento de intereses era veneno para detener la deuda. Mientras que Hillary iría por el rescate de los bancos manteniendo bajos los intereses a expensas de la economía y el bienestar de los ciudadanos. Si Trump triunfaba, ejecutando su plan, borraría del mapa los grupos elites que apoyaron a Hillary. Ella, ejecutando lo que intentaba, pondría en peligro las fuerzas reales de la economía que le entregaron el poder a Trump.

En 2013, ante la ONU Obama expresaba algo intrigante. “EU no tiene los recursos para sostener el nuevo orden mundial, busquen otros soportes o nuestro plan global puede fracasar”. Ha llegado la hora y si se acepta a Moscú en la foto, Putin celebrará un buen acuerdo con Trump y eso le da pavor al estado profundo. Putin está muy incómodo con la cabeza de su banco central y las de todas las instituciones financieras rusas. Es el grupo que ayudó a Bill Clinton para llegar a la Casa Blanca y luego lo tratarían con Hillary. Trump no quiere tratos con quienes manejan la economía rusa pues representan a la elite financiera global y son sus enemigos. Pero esa elite odia a Putin con la misma pasión que odia a Trump.

Mientras tanto…

La economía mundial se asoma a un precipicio de magnitud aterradora. El sistema financiero de occidente enfrenta una burbuja de $2 cuatrillones (2 con 15 ceros) el impago de los derivativos, swaps y otros exóticos instrumentos. La deuda global es de $250 trillones, un 300% del PIB mundial. $10 trillones en deuda global se comercian con tipos de interés negativos. Los bancos europeos están apalancados de 28/1. La deuda de China navega al 260% de su PIB. La de Japón alcanza el 250% de su PIB. El Deutsche Bank presenta una grave exposición con $45 trillones en derivativos y se sienta en un masivo almacén de productos moribundos con un valor 10 veces el PIB del país y, por eso, lo podemos declarar quebrado. El FED sigue la misma línea.

Pero Trump se atrevió a ganar la elección. Después, desde su primer día en la oficina oval, los ha retado atacando todo lo que representan. La vulnerabilidad primaria del estado profundo es su negligencia de las leyes fundamentales de economía. Son adictos al juego monetario y la especulación en esquemas controlados por ellos mismos. Propietarios de los bancos centrales del mundo, no les interesa construir una economía para provocar progreso si no es el suyo. Para llevar a cabo su propósito esclavizan poblaciones con sus armas silenciosas, propaganda, educación pública, veneno en TV y cine, drogas, retirando a Dios de sus vidas, destruyendo familia, el matrimonio y, con algo novedoso, la destrucción del género y abortos masivos.

La segunda vulnerabilidad la podemos encontrar en el rastro que dejan abusando a la humanidad. Pero, si alguien retira la venda de los ojos a la gente y finalmente llega a entender la amenaza, sería el primer paso para hacerle frente al enemigo con algo más potentes que sus armas silenciosas. La verdad, la justicia y la razón. Es lo que un Trump ensangrentado trata de ejecutar y por eso le han puesto precio a su cabeza.

• Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus