MARTES, 17 DE DICIEMBRE DE 2019
Salarios y competitividad

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“A la hora de negociar un tratado de libre comercio es un error que el gobierno del país que tiene la ventaja competitiva en materia de salarios la ceda por presiones del gobierno del otro país.”


Los salarios son una de las remuneraciones propias del trabajo. La competitividad de un país es su capacidad para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, que producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos. Uno de los factores que determinan la competitividad de un país son los salarios, pudiendo establecerse esta relación: todos lo demás constante, y dada la productividad requerida para cada tipo de trabajo, a menor salario mayor competitividad; a mayor competitividad más inversiones directas; a más inversiones directas más producción, más empleo y más ingreso, y viceversa: a mayor salario menor competitividad; a menor competitividad menos inversiones directas; a menos inversiones directas menos producción, menos empleo y menos ingreso.

Cuando dos gobiernos negocian un tratado de libre comercio el del país en el cual se pagan mayores salarios, que siempre es el que tiene mayor grado de desarrollo económico, intenta incluir cláusulas que decreten aumentos salariales en el otro país, con el fin de eliminar ese factor de competitividad, lo cual lo hace menos atractivo para las inversiones directas, limitando su capacidad para producir bienes y servicios, crear empleos y generar ingresos, reduciendo las posibilidades para que la gente logre mayor bienestar y viva mejor.

Ese tipo de manipulación salarial debe evitarse para permitir que los salarios aumenten de manera natural, en función de las leyes del mercado. Si los salarios en el país A son más bajos que en el país B, y si los empresarios, consecuencia del tratado de libre comercio, pueden invertir indistintamente en A o en B, lo harán en A aprovechando la competitividad salarial que tiene, lo cual, de mantenerse la atracción de inversión directa a lo largo del tiempo, hará que los salarios en A aumenten, pero sin generar desempleo, ya que dicho aumento se deberá a que la cantidad demandada de trabajo de parte de las empresas será mayor que la cantidad ofrecida de trabajo de parte de la gente, única manera de que los salarios aumenten de manera correcta.

Si los salarios en el país A aumentan por decreto, sobre todo si lo hacen de manera considerable, puede ocasionarse desempleo, ya que puede darse el caso de que los recursos de las empresas no alcancen para pagar un mayor salario a todos los trabajadores, por lo que, para pagarle más a unos debe despedir a otros, ocasionándose desempleo.

A la hora de negociar un tratado de libre comercio es un error que el gobierno del país que tiene la ventaja competitiva en materia de salarios la ceda por presiones del gobierno del otro país, precisamente lo que hizo el gobierno mexicano en el marco de la negociación del T-MEC. ¡A ver cómo nos va!

• Globalización / Comercio internacional • Productividad / Competitividad • Mercantilismo / Proteccionismo • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus