JUEVES, 26 DE MARZO DE 2020
La salud en manos de la burocracia política

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Santos Mercado







“Cualquiera de nuestras instituciones públicas de salud funciona como una fiel copia de los viejos sistemas de salud soviéticos o de cualquier país comunista. ¿Qué habría sucedido si la salud estuviera totalmente en manos del sector privado?”


Casi en todos los países penetró el mito de que el Estado o los gobernantes son los mejor indicados para cuidar la salud del pueblo. Una idea totalmente equivocada que pagaremos caro, especialmente ante la crisis del CORONAVIRUS.

Ya de por sí sufríamos las consecuencias de haber dejado que los gobiernos populistas crearan instituciones burocráticas como el IMSS, ISSSTE, ISEMyN y otras, tremendos elefantes blancos llenos de personal sin vocación de servicio, sindicalistas, médicos saturados de pacientes, largas esperas para lograr consultas, hospitales sin medicamentos y sin instrumentos para cirugía y trabajadores sin ganas de trabajar, aunque existen honrosas excepciones que intentan hacer el mejor servicio posible. Cualquiera de las instituciones mencionadas funciona como una fiel copia de los viejos sistemas de salud soviéticos o de cualquier país comunista. Todas dependiendo de las órdenes y del presupuesto que les asigna el Estado. Por eso se convierten en instituciones zombies, burocráticas, sin iniciativa y sin capacidad de responder a las necesidades de la gente.

Ante la crisis de Coronavirus o CONAVID 19 las instituciones del gobierno tuvieron que esperar las órdenes del presidente para actuar y prevenir contagios. Y ante un gobierno incapaz de comprender la gravedad del problema dejó pasar tiempo importante que el virus aprovechó para extenderse. En Italia ya van varios miles de muertos, igual en España y pronto en México.

Pregunta: ¿Qué habría sucedido si la salud estuviera totalmente en manos del sector privado? Seguramente hay quien piensa que habría sido peor, pero yo no lo creo así. Solo hay que ver cómo se comporta un hospital, clínica o consultorio privado. Nunca llegas a las seis de la mañana para ver si tienes suerte y te dan una ficha para consulta a las once o doce del día. Es decir, el hospital privado te atiende inmediatamente, te hace estudios y vigila hasta que estés curado totalmente.

Se comporta así porque sabe que atenderte bien representa un buen negocio para la empresa. Los sueldos de los médicos, enfermeras y todos los trabajadores de apoyo te tratan bien porque saben que sus sueldos dependen de lo que paga el cliente. Sienten el riesgo en que ocurrirían si no dieran buen servicio.

Estoy seguro que en cuanto llegara un enfermo de coronavirus el médico detectaría algo inusual, los médicos se reunirían para discutir ante una enfermedad desconocida en ese momento. Pedirían información con sus pares de otros hospitales y de otros países si fuera necesario para saber cómo tratar al enfermo.

La agilidad de la medicina privada habría conducido a impedir que se propagara y por tanto, que no hubiera tantas muertes. Pero esto nos parece increíble porque no tenemos la experiencia de dejar la salud en manos del mercado. Un siglo de adoctrinamiento socialista nos impide ver que los políticos y burócratas del gobierno son los menos indicados para cuidar la salud del pueblo. Peor ahora que nos imponen medidas sanitarias presumiendo que solo el gobierno es capaz de preocuparse por la gente. Y solo nos queda la sensación de que este remedio puede ser peor que la enfermedad. Todos a encerrase en sus casas, nadie trabaja, no hay producción, las empresas quiebran y el dólar pasa de $18.50 a más de $25.00. Se avecina la peor catástrofe. Es el precio que pagaremos por dejar que se concentre el poder en pocas manos, peor aún, en las manos de un solo hombre.

• Socialismo • Salud • Coronavirus

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus