Reinventando México
Abr 3, 2020
Santos Mercado

Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Aquí una serie de propuestas con las que se estaría permitiendo una amplia participación de la sociedad para curar las heridas dejadas por la pandemia y construir una economía sólida.

No sabemos cuántos muertos habrá debido al coronavirus, en algunos países ya se cuenta por miles y no hay cementerios u hornos que se den abasto. Se abren fosas comunes y la gente se queda en casa, preocupada por su futuro. Muchas empresas e instituciones del gobierno se han paralizado. La producción se ha caído y tenemos miles o millones de desempleados por la quiebra de pequeñas, medianas y grandes empresas que no han resistido el golpe.

Cuando baje el riesgo, que no se sabe cuándo, habrá que reactivar la economía para evitar que la gente muera de hambre. ¿Cómo se hará esto?

Algunos plantean que el gobierno regale dinero a la gente para que demande mercancías y así las empresas vuelvan a ponerse en marcha. Esta es la propuesta keynesiana, requiere transformar papel periódico en billetes por medio del banco central. Es una mala solución pues al aumentar la cantidad de dinero se produce un efecto inflacionario, es decir, los precios suben, los salarios pierden poder de compra y los ahorros de la gente se pulverizan. Además, surgen cientos de conflictos, huelgas y paros sindicales tratando de recuperar el poder de compra de los sueldos. Es una medida que provoca otra crisis a futuro.

La segunda propuesta consiste en pedir dinero prestado a los organismos internacionales (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo, etc.). Pero muchos países también estarían pidiendo dinero prestado y no hay para todos. Además, aquellos países que han perdido la confianza, seguramente no conseguirían suficientes recursos. Adviértase que, si México consigue, digamos un billón de dólares, y dado que aquí no circulan dólares, los políticos lo consideran como una especie de respaldo para imprimir billetes por la cantidad correspondiente. Al arrojar ese dinero nacional nuevo, producirá los efectos negativos ya dichos en el párrafo anterior pero ahora con una deuda enorme en dólares y pago de intereses, hipotecando así a las generaciones futuras, lo que representa un abuso totalmente inmoral.

Pero queda el tercer camino. Consiste en:

  1. Que se decrete IMPUESTO CERO para las ganancias de toda empresa en nuestro país. Y eliminar el impuesto sobre nómina.

  2. Que las personas físicas paguen un impuesto máximo de 20%. Se aplicaría a todo trabajador, comerciante y empresario formal.

  3. Que el Impuesto al Valor Agregado a productos finales sea del 8% máximo.

  4. Que todas las escuelas y universidades del gobierno se vendan a los profesores que laboran en cada institución. Pagarían con sus liquidaciones como trabajadores del Estado.

  5. Que los bancos abran sistemas de crédito para todo joven que quiera estudiar en instituciones nacionales o en el extranjero.

  6. Que todas las clínicas, hospitales y centros de salud (IMSS, ISSSTE, ISSEMyN) se vendan a los médicos que laboran en cada centro de trabajo.

  7. Que se derogue la Ley Federal del Trabajo y con ello la Ley de Salarios Mínimos.

  8. Que se establezca el trabajo por horas. Cada trabajador acuerda con su patrón si quiere laborar dos o 20 horas al día, el gobierno no se entromete.

  9. Que se establezca la libertad de contratación, despido, se anulen las indemnizaciones y la obligación de pagar utilidades. Cualquier prestación se acuerde entre trabajador y patrón sin injerencia del sindicato o del gobierno.

  10. Que toda empresa estatal se ponga en subasta con cierta preferencia para que la compren los trabajadores que en ella laboran. (CONAGUA, CFE, SEPOMEX, Etc.)

  11. Que la administración del dinero pase a una institución privada que tenga por ley mantener una masa monetaria fija y no se convierta en fuente de crédito para el gobierno. O, alternativamente, dolarizar nuestra economía.

  12. Se limitan las funciones del gobierno a cuidar el orden, es decir, evitar violencia, asesinatos, robos y en su caso, promover la justicia, el castigo del delincuente y la reparación del daño a la víctima.

Con estas propuestas, transformadas en políticas, se estaría permitiendo una amplia participación de la sociedad para que cure las heridas dejadas por la pandemia y construya una economía sólida. El gobierno se limitaría a las funciones esenciales que debe tener, por lo que no tendría la preocupación de obtener recursos más allá de los debidos, les bastarían los impuestos a las personas físicas (ISR), el IVA a los productos finales y quizás el impuesto predial. No tendría necesidad de tener tanta burocracia y la que tenga, podría tener sueldos decentes.

Estoy seguro que pueden surgir mejores propuestas, bien fundamentadas y confiables. Tenemos tiempo para pensarlas mientras dura la cuarentena.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!