LUNES, 12 DE OCTUBRE DE 2009
El punto sobre la i
¿A usted le parece buena idea desperdigar el gobierno?
No
No sé

Arturo Damm





“"Medir es comparar, por lo tanto la medición, por muy precisa que sea, nunca es absoluta, sino relativa. Lo cual, por cierto, nos recuerda que bienestar, riqueza, pobreza, crecimiento son conceptos relativos no absolutos." ”
Ricardo Medina

Medina tiene razón: la evolución en el nivel de bienestar de una persona, o de un país, se mide, o comparándolo con el que la misma persona tenía en algún momento del pasado, o comparándolo con el que otra persona tiene en el mismo momento presente. Lo mismo sucede con la riqueza y, por ende, con la pobreza.

 

En el mundo del bienestar y el malestar, de la pobreza y la riqueza, todo es relativo. La riqueza y el bienestar se pueden medir a partir de una situación inicial, tanto en el tiempo como en el espacio, situación inicial que se compara con la situación actual, de tal manera que se es más rico, o en su defecto más pobre, comparando el hoy con el ayer, de la misma manera que se tiene un mayor nivel de bienestar, o en su defecto de malestar, comparando el hoy con el ayer, comparación que avala la afirmación de que en el mundo del bienestar y del malestar, de la pobreza y la riqueza, todo es relativo.

 

La riqueza y el bienestar se pueden medir no únicamente a partir de una situación inicial, tanto temporal como espacial, punto de partida que se compara con el punto de llegada, lo cual nos lleva a una de tres conclusiones: todo sigue igual, se ha avanzado, se ha retrocedido. No solamente a partir de una situación inicial, tanto temporal como espacial, se puede medir la riqueza y el bienestar, ya que dicha medición puede hacerse comparando la situación de X con la situación de Y, en el mismo tiempo y en el mismo espacio, comparación que, tal y como sucede con toda comparación, da como resultado algo relativo.

 

Posibilidades. Primera: comparar el hoy de X con el ayer de X. Segunda: comparar el hoy de X con el hoy de Y. En ambos casos X está mejor, o peor, con relación al ayer o con relación a Y. Lo dicho: todo es relativo, y la pregunta entonces es, ¿cómo debe medirse la riqueza y el bienestar o, puntualizando, cómo debemos medir el crecimiento (o contracción) de la riqueza y la mejora (o empeoramiento) en el bienestar? ¿Comparando el hoy de X con el ayer de X, o comparando el hoy de X con el hoy de Y, o comparado el hoy de X con el ayer de X y, también, comparando el hoy de X con el hoy de Y? Y ese ayer, ¿qué tan ayer debe ser: ayer, anteayer, anteanteayer, anteanteanteayer…? Porque dependiendo de qué tan lejos retrocedamos en el tiempo dependerá el resultado. Por ejemplo: uno será el resultado si comparamos el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el PIB, de un trimestre, con la del mismo trimestre del año anterior, y otro si comparamos ese mismo trimestre con el trimestre inmediatamente anterior. Por ejemplo: si una economía se encuentra, después de haber enfrentado una recesión, en la antesala de la recuperación, comparar la producción de un trimestre con la del mismo trimestre del año anterior puede dar un resultado negativo: decrecimiento del PIB, al tiempo que comparar la producción de ese trimestre con la del trimestre anterior puede dar un resultado positivo: crecimiento del PIB. ¿Cuál resultado es el bueno? Los dos: depende de lo que queramos comparar.

 

¿Qué debemos entender si nos enteramos, por ejemplo, que el PIB del país X creció, en un trimestre, 3 por ciento? ¿Es bueno o malo? ¿Es mucho o poco? Si, durante el mismo trimestre, el PIB del país Y creció 9 por ciento, entonces el resultado de Y es malo. Si, durante el trimestre anterior, el PIB de X decreció 3 por ciento, entonces el resultado es bueno. Entonces, el crecimiento del 3 por ciento en el PIB de X, durante el trimestre considerado, ¿es bueno o malo? Todo depende con qué lo comparemos, siendo dos las posibilidades: comparar el hoy de X con el ayer de X, o comparar el hoy de X con el hoy de Y. En el primer caso el resultado es bueno y en el segundo malo.

 

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus