MIÉRCOLES, 24 DE ABRIL DE 2019
El punto sobre la i
¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé

Arturo Damm





“Si se viola una ley injusta lo único que se viola es esa ley, no algún derecho de alguien. Por el contrario, si se viola una ley justa se viola la ley y algún derecho de alguien.”
Othmar K. Amagi

Primer punto: una cosa es la justicia y otra la ley. Una cosa es respetar los derechos de los demás (justicia) y otra la norma jurídica (la ley). Una cosa es lo justo y otra lo legal. No hay que confundirlos.

Segundo punto: las leyes tienen sentido si su fin es reconocer plenamente, definir puntualmente y garantizar jurídicamente los derechos de las personas.

Tercer punto: si las leyes son justas su cumplimento da como resultado el respeto a los derechos de los demás, y su violación la violación de los derechos de los demás.

Cuarto punto: se pueden promulgar leyes injustas, que no reconocen plenamente, no definen puntualmente, y no garantizan jurídicamente, los derechos de las personas, leyes cuyo cumplimiento viola derechos, y cuya violación los respeta.

Quinto punto: la ventaja de las leyes, justas o injustas, es que brindan seguridad jurídica. Los ciudadanos conocen las reglas del juego y saben a qué atenerse, siempre y cuando todos, ciudadanos y gobernantes, las respeten.

Sexto punto: si las leyes son injustas hay que eliminarlas, lo cual supone que puede determinarse objetivamente que lo son, lo cual depende, de entrada, de la definición de justicia que cada quien tenga, que no es la misma para todos.

Séptimo punto: si la ley es injusta, y no puede cambiarse, debe violarse, precisamente por lo señalado por Amagi: si se viola una ley injusta lo único que se viola es esa ley, no algún derecho de alguien.

Octavo punto: la justicia (respeto a los derechos de los demás) está por arriba de la ley (norma jurídica), razón por la cual las leyes deben ser justas, no debiendo identificarse lo legal con lo justo.

Noveno punto: justa o injusta, el gobierno siempre debe actuar conforme a la ley, nunca conforme a lo que, en algún momento, bajo cierta circunstancia, considere justo o injusto, lo cual abriría la puerta a la peor de las inseguridades, la jurídica. Si el gobierno considera que una ley es injusta, y que por ello debe eliminarse, debe iniciar el proceso legal para hacerlo.

Décimo punto: el gobierno debe hacer que, justa o injusta, los ciudadanos actúen conforme a la ley, no de acuerdo a lo que cada uno considere justo o injusto, pero son los ciudadanos quienes, al final de cuentas, tienen la última palabra, tal y como lo enseña la historia. No hay ley injusta que dure cien años, ni ciudadanos que la aguanten.

Estos diez puntos deben ser suficientes para convencer, a quien haya que convencer, de que las leyes deben de ser justas, para lo cual hay que tener claro qué es la justicia, qué son los derechos, y cuál es el fin de la norma jurídica, algo no se tiene del todo claro.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus