JUEVES, 8 DE AGOSTO DE 2019
El punto sobre la i
¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé

Arturo Damm





“El gobierno por sí mismo, que no es más que el medio elegido por el pueblo para ejecutar su voluntad, es igualmente susceptible de originar abusos y perjuicios antes de que el pueblo pueda evitarlo.”
H. D. Thoreau

La primera parte de la frase de Thoreau – el gobierno es el medio elegido por el pueblo para ejecutar su voluntad – es más prescriptiva que descriptiva. Hace referencia a lo que, según el canon democrático, debería ser, no a lo que, conforme a la conducta de los gobernantes, realmente es.

¿Alguna vez el gobierno ha sido, en la práctica, el instrumento de la voluntad del pueblo? Más importante, ¿los gobiernos deben ser ese instrumento?, pregunta que nos lleva a esta otra: ¿quién es el pueblo cuya voluntad debe obedecer el gobierno? Si el pueblo es la totalidad de los ciudadanos, de los males el menor. Pero qué pasa si, como realmente sucede, el pueblo solamente es la mayoría de los ciudadanos, mayoría cuya voluntad resulta contraria a la de la minoría, siendo ésta la causa de la división de las personas en mayoría por un lado y minoría por el otro. Si el pueblo es la mayoría de los ciudadanos, entonces de los males el peor.

¿Por qué en ambos casos (el pueblo como totalidad o como mayoría), me refiero al mal (el menor o el peor)? Por una razón que muchas veces pasamos por alto: no es la tarea del gobierno el hacer la voluntad de la gente, a no ser que esa voluntad se refiera, únicamente, al deseo de que el gobierno prohíba la violación de sus derechos (exija la justicia) y, en caso de que la prohibición resulte ineficaz, castigue a quien los viole (imparta justicia).

¿Qué sucede si la voluntad del pueblo, esa que según Thoreau los gobernantes deben ejecutar, es que el gobierno satisfaga sus necesidades y/o defienda sus intereses? Porque una cosa es que el gobierno, hasta donde le sea posible (no hay gobierno cien por ciento eficaz en esta tarea) garantice los derechos de las personas, y otra que satisfaga sus necesidades y/o defienda sus intereses.

Lo primero, garantizar derechos, prohibiendo que se violen y castigando a quien los viole, el gobierno puede hacerlo con todos. Lo segundo, satisfacer necesidades y/o defender interés, no puede hacerlo con todos: para satisfacer las necesidades de unos debe quitarle satisfactores a otros (ejemplo: para darle comida al que le falta debe quitársela al que le sobra), y si defiende los intereses de unos lo hace en contra de los intereses de otros (ejemplo: si defiende el interés de los oferentes de vender al mayor precio posible lo hace en contra del interés de los demandantes de comprar al menor precio posible). En ambos casos la actuación del gobierno es discriminatoria, lo cual le resta legitimidad.

Tal vez, desde el punto de vista del canon democrático, la tarea del gobierno sea hacer la voluntad del pueblo, aunque desde el punto de vista de la práctica gubernamental no lo sea. La pregunta es si ese canon democrático es correcto. Se podrá responder que todo depende, de quién sea el pueblo (todos o solamente la mayoría), y de cuál sea su voluntad (que nada más garantice derechos o que también satisfaga necesidades y defienda intereses).

¿Cuál es la única necesidad que el gobierno debe satisfacerle a  los ciudadanos? La necesidad de vivir en paz, de convivir civilizadamente. ¿Cuál es el único interés que el gobierno debe defenderle a los ciudadanos? El interés de convivir civilizadamente, de vivir en paz. ¿Cómo se logra? Con el gobierno exigiendo la justicia (prohibiendo la violación de derechos) e impartiendo justicia (castigando a quien los viole). Si satisface otras necesidades, como lo hace, y si defiende otros intereses, como también lo hace, entonces origina abusos y perjuicios, excesos y defectos, difíciles de evitar.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus