MIÉRCOLES, 25 DE MARZO DE 2020
El punto sobre la i
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie

Arturo Damm





“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine

Coincido con Paine: el gobierno es un mal necesario. Necesario por el bien que provee: la defensa de los derechos de las personas, abarcando desde prohibir su violación hasta castigar al violador, pasando por resarcir a la víctima. Mal por la manera que tiene de financiar esa tarea: obligando a los ciudadanos, cobrándoles impuestos, a entregarle parte del producto de su trabajo.

Si lo que el gobierno provee es un bien, la defensa de los derechos, y todos los ciudadanos desean que alguien los defienda, ¿por qué no dejar que los ciudadanos costeen esa provisión sustituyendo impuestos obligatorios por contribuciones voluntarias? Porque surgirían gorrones, que no contribuirían voluntariamente, a quienes el gobierno, pese a ello, tendría que garantizar la defensa de sus derechos. Resulta muy difícil discriminar entre quienes contribuyen voluntariamente a mantener al gobierno, teniendo derecho a su protección, y quienes no aportan, no teniendo derecho a la misma.

¿Cómo evitar a los gorrones? Obligando a todos los ciudadanos a pagar impuestos, lo que se justifica si se cumplen dos condiciones: que a todos se les cobre el mismo impuestos, y que a todos se les dé lo mismo, de tal manera que no haya redistribución, ni por el lado del cobro (a todos se les cobra lo mismo: el mismo impuesto), ni por el del gasto (a todos se les da lo mismo: la defensa de sus derechos).

De ser un mal necesario, el gobierno puede evolucionar a ser un mal innecesario o degenerar hasta convertirse en un mal intolerable.

¿Qué se requiere para que el gobierno evolucione y se convierta en un mal innecesario? Que todas las personas, por convicción, el más fuerte de los motivos, decidan no violar los derechos de los demás. En tal situación el gobierno, cuya tarea es defender los derechos de los ciudadanos, saldría sobrando.

¿Qué se requiere para que el gobierno degenere y se convierta en un mal insoportable? Que haga lo que debe prohibir y castigar: violar derechos, algo que hacen hoy todos los gobiernos porque, además de ser gobiernos, pretenden ser, desde ángeles de la guarda, y protegernos de todos los males, hasta hadas madrinas, y concedernos todos los bienes, siendo que el único mal del que deben protegernos es la conducta delictiva de los demás (primera parte de la defensa de nuestros derechos), y que el único bien que deben concedernos es castigar al delincuente y obligarlo a resarcirnos (segunda parte de la defensa de nuestros derechos, supuesto el incumplimiento de la primera).

Supongamos un punto de partida con el gobierno limitado a un mal necesario. No evolucionó hacia un mal innecesario. Todo lo contrario: degeneró hacia un mal insoportable. ¿Por qué? Parte de la respuesta la encontramos en el hecho de que la mayoría de los ciudadanos, por las razones que sean, quieren al gobierno convertido en ángel de la guarda y hada madrina, limitando arbitrariamente nuestras libertades y nuestras propiedades, actuando en el marco del Estado de chueco, no de Derecho.

El gobierno, ¿puede ser un bien necesario? No, y como estamos lejos de que todos los ciudadanos respeten los derechos de los demás, de tal manera que el gobierno se vuelva innecesario, necesitamos transformar al gobierno, que hoy es un mal intolerable, en un mal necesario, de los males el menor.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus