Pesos y contrapesos
May 22, 2020
Arturo Damm

¿Cómo es posible?

Basta y sobra que el Congreso expida una ley, que defina como estratégico cualquier sector de la actividad económica, para que deba ser expropiado y gubernamentalizado.

AMLO está convencido: los sectores estratégicos de la economía deben estar en las manos exclusivas del gobierno por lo que, como lo afirma en la página 81 de su libro Hacia una economía moral, “se ha decidido no otorgar más concesiones ni contratos a particulares para la extracción de petróleo, generación de electricidad, minería, manejo de aguas y otras actividades estratégicas de exclusivo dominio de la nación”, nación que para el efecto práctico de ejercer ese dominio es el gobierno en turno.

Las actividades estratégicas son las listadas en el párrafo cuarto del artículo 28 constitucional: “correos, telégrafos y radiotelegrafía; petróleo y los demás hidrocarburos; petroquímica básica; minerales radioactivos y generación de energía nuclear; electricidad…”.

Más allá de lo escrito en la Constitución son sectores estratégicos los que proveen de bienes y servicios al resto de las actividades económicas (por ejemplo: la industria de la energía, tanto por el lado del petróleo como de la electricidad), y aquellos que producen bienes y servicios de los cuales nadie debe carecer (por ejemplo: alimentos, atención médica, medicinas, educación, ropa y calzado, alojamiento, transporte), por lo que los sectores estratégicos son más de los que se mencionan en el párrafo cuarto del artículo 28 constitucional.

En dicho artículo se dice que son estratégicos desde los correos hasta la electricidad y “las actividades que expresamente señalen las leyes que expida el Congreso de la Unión”, lo cual quiere decir que el Congreso puede expedir una ley que defina como estratégica, por ejemplo, la producción de alimentos (que lo es), razón por la cual deberá expropiarse y gubernamentalizarse (ésta, gubernamentalizarse, no nacionalizarse, es la palaba correcta). ¿Por qué? Porque en el artículo 25 de la Constitución leemos que “el sector público tendrá a su cargo, de manera exclusiva, las áreas estratégicas que se señalan en el artículo 28, párrafo cuarto de la Constitución,…”.

Mucha gente cree que la única causa posible de expropiación es la utilidad pública, tal y como se afirma en el artículo 27 constitucional: “Las expropiaciones sólo podrán hacerse por causa de utilidad pública…”, creencia equivocada. También es causa de expropiación que el Congreso defina como estratégica alguna actividad económica.

AMLO cree que los sectores estratégicos deben estar en las manos exclusivas del gobierno. Estratégicas, por su propia naturaleza, son muchas más actividades que las listadas en el artículo 28 de la Constitución. Basta y sobra que el Congreso expida una ley, que defina como estratégico cualquier sector de la actividad económica, para que deba  ser expropiado y gubernamentalizado. AMLO tiene todo de su lado para expropiar. ¿Cómo es posible?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Futuro sombrío
Arturo Damm
• Empobrecimiento
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio