Pesos y contrapesos
Ago 14, 2020
Arturo Damm

De las utilidades

Cualquier respuesta a la pregunta ¿qué es una ganancia razonable? es arbitraria.

Así lo dijo AMLO: “Las empresas deben tener utilidad, pero tiene que ser ganancia razonable”. Vamos por partes.

  1. La utilidad es la remuneración propia del empresario, quien hace lo que hace por la ganancia que espera generar.

  2. Que genere utilidades depende de que responda correctamente dos preguntas: ¿qué ofrecer? y ¿cómo producirlo?

  3. Las utilidades las genera, respondiendo correctamente las preguntas, el empresario, no la empresa que, como organización, lo que hace es producir el bien o servicio que se le ofrece al consumidor.

  4. El fin de la empresa debe ser servir al consumidor. El fin del empresario debe ser maximizar utilidades. Para lograrlo su empresa debe servir, como quiere ser servido en términos de precio, calidad y servicio, al consumidor.

  5. De las utilidades se obtienen los recursos para, entre otras cosas, reinvertir en el negocio, mantenerlo funcionando, volverlo más productivo, expandirlo.

  6. La justificación ética de las utilidades del empresario depende de que las haya generado en mercados lo más competidos posible.

  7. Para que los mercados sean lo más competidos posible se requiere que el gobierno permita (porque es el único que puede prohibirlo) que todo aquel, nacional o extranjero (lo que importa es la competencia, no la nacionalidad del competidor), que quiera participar en algún sector de la actividad económica produciendo, o en algún mercado de la economía ofreciendo, pueda hacerlo.

  8. Quien determina el porcentaje de utilidad que el empresario genera es el consumidor, dependiendo del precio que está dispuesto a pagar por lo que se le ofrece.  

La primera pregunta relacionada con el concepto “ganancia razonable” es en función de qué parámetros debe determinarse qué es una ganancia razonable. La segunda es, suponiendo que, en función de esos parámetros, se generen ganancias no razonables, qué debe hacerse para evitarlas.

Cualquier respuesta a la primera pregunta es arbitraria. La respuesta a la segunda es: imponer precios máximos, por arriba de los cuales no debe ofrecerse, lo cual, al tener como objetivo limitar la generación de utilidades a lo que arbitrariamente se considere razonable, desincentiva la actividad empresarial y, por consiguiente, las inversiones directas que producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos, creación de empleos y generación de ingresos que son condiciones del bienestar.

La manera correcta de limitar el porcentaje de utilidad es por medio de la competencia, para lo cual debe permitirse que todo aquel, nacional o extranjero, que quiera participar en algún sector de la actividad económica produciendo bienes y servicios, con capital nacional o extranjero, o en algún mercado de la economía ofreciendo mercancías, nacionales o importadas, pueda hacerlo.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro