MIÉRCOLES, 5 DE JULIO DE 2006
Se destapa la olla

¿Cómo evalúa usted el gobierno de López Obrador en sus primeros cien días?
Excelente
Bien
Regular
Mal
Desastroso



“El gobierno es, en realidad, el peor fracaso del hombre civilizado.”
H. L. Mencken

Francisco Beltranena







“Abramos los ojos. Esos lobos con piel de oveja están no al acecho sino ya preparados para atacar”


Los acontecimientos en la América del sur continúan asombrando al mundo desarrollado. Primero las acciones confiscatorias de Hugo Chávez en Venezuela, luego las nacionalizaciones de Evo Morales y ahora la cancelación de contratos de explotación de petróleo vigentes en Ecuador. Más claro no canta un gallo.

 

Se destaparon con el neomarxismo que han encubierto con el mal llamado populismo. No son otra cosa que socialistas, no al estilo europeo, sino al mejor estilo cubano castrista. Pobres pueblos que más temprano que tarde se darán cuenta de fueron engañados una vez más.

 

Desde hace varios meses que en reuniones académicas y grupos de estudio del más alto nivel he venido repitiendo la palabra: neomarxismo. La primera vez que la dije uno de mis interlocutores en la sesión socrática en la que me encontraba me preguntó qué hierba había fumado.

 

Con el pasar del tiempo y enseñándoles las manifestaciones que yo mira de ese surgimiento, alguno que otro se atrevió a elucubrar sobre semejante posibilidad. Yo insistí como insisto ahora, el neomarxismo existe y está vivo y coleando en América del sur y en nuestro país.

 

Por mucho tiempo los perezosos mentales se dieron a la tarea de descansar en la hamaca de la tranquilidad luego de la caída del Muro de Berlín y la disolución de la antigua Unión Soviética. Pensaron que la muerte de Fidel Castro pronto llegaría y el último resabio del marxismo desparecería. Qué equivocados estaban.

 

El germen de la peligrosa bacteria que trata de acabar con la libertad individual en vez de morir se ha incubado y ha dado manifestaciones evidentes de su accionar. Hoy por hoy, sucede en Venezuela, Ecuador y Bolivia. Las posibilidades que se extienda al Perú no dejan de ser malas noticias. Pero lo que es más importante para nosotros y nuestra región es que acá ya está presente y dispuesta ha triunfar.

 

La falta de rigor académico y entendimiento de los acontecimientos políticos de nuestras supuestas elites ha permitido el espacio necesario para que las simientes de ese proceso neomarxista hayan sido sembradas en nuestro país. Les han abierto las puertas a los intelectuales de los otrora movimientos guerrilleros e incluso se han dejado llevar de la mano en dirección al patíbulo.

 

Alguien me dirá que soy un extremista. No lo soy, eso si, estoy definido y creo que la libertad es el más preciado de los dones de los seres humanos. Me dirán que soy de derecha, si así quieren definirme por ser un enemigo decidido de los enemigos de la libertad, aceptado.

 

Abramos los ojos. Esos lobos con piel de oveja están no al acecho sino ya preparados para atacar. Debemos estar preparados para hacerles frente y defender nuestra libertad. ¡Hasta la próxima!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus