SÁBADO, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2005
Las campañas y las propuestas fiscales

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Juan Carlos Leal







“Es de llamar la atención que junto al problema de la inseguridad se considere al problema fiscal, pues el de la estabilidad todos lo dan por descontado.”


En los últimos meses todos los mexicanos hemos padecido, de una u otra forma, las campañas y precampañas para la elecciones presidenciales del 2006. Poco se ha dicho de sustancia en este debate cuasi permanente, entres los actores, de primera, segunda y tercera; pues parece que el juego es la popularidad, la presencia en medios de comunicación y las descalificaciones. Pero hasta el jueves pasado, nada de propuestas y sí muchos sueños guajiros de AMLO como el parque de diversiones en las Islas Marías o el supertren desde la capital hasta la frontera, de Madrazo o Montiel no hemos oído ninguna propuesta, sólo imagen.

 

Pero en el ejercicio de los panistas por primera vez escuchamos propuestas de cómo hacerlo o qué van a proponer cuando lleguen a la presidencia. Es de llamar la atención que junto al problema de la inseguridad se considere al problema fiscal, pues el de la estabilidad todos lo dan por descontado.

 

En lo fiscal, las propuestas de Cárdenas (Alberto) y de Creel se refieren al IVA únicamente, uno por revisarlo y otro por mantenerlo. Pero la de Calderón dejó a más de uno, entre ellos a mí, con la boca abierta. Pues después de más de 10 años de venir pregonando la idea de un Impuesto a Tasa Única, por fin alguien con posibilidades la toma y remarca que ha tenido éxito en los países del antiguo bloque soviético.

 

Y es cierto, en Rusia el Impuesto sobre la renta es del 13% a tasa única, lo que ha elevado la recaudación en un 66% por año en los cuatro que lleva de vigencia. Otro caso es el de Slovenia, país estrella por su desempeño económico entre los ex soviéticos, el primero en pasar por el tamiz de la Unión Europea, el mayor receptor de inversión en Europa oriental, el que más ha podido hacer crecer el ingreso per capita, el que más crece y mucho de esto gracias a su tasa de 15% sobre la renta, sin excepciones.

 

Por ello vale la pena retomar este debate y ponernos a pensar en que la única forma de romper con las imposibilidades de cambio fiscal, las multitudes de regímenes, las ordas de excensiones es con un Impuesto sobre la renta que cambie su tasa progresiva a una plana y con ello se reduciría tanto la carga fiscal con una tasa máxima del 35%, que hoy nos hace poco competitivos, y se reducen también las más de 40 obligaciones fiscales que hoy tiene un contribuyente del régimen general de Ley, lo que hace extremadamente complejo y caro el pago de impuestos en México.

 

Las objeciones pueden ser muchas pero hace unos años la tasa que igualaba la recaudación actual era del 15% y si a esto le sumamos una reducción del IVA al 10%, pero eliminando la exenciones, lo que de hecho traería un incremento en la recaudación efectiva por parte del consumo. Conseguimos tres cosas importantísimas para nuestro país, primero, se contaría con una base fiscal sólida que permitiría reducir la dependencia petrolera, que es más de un tercio de la recaudación; segundo, se reducen las desigualdades y tratos especiales que hoy plagan a nuestro sistema fiscal de inequidades y de incentivos para evadir; y en tercero, se amplia la base fiscal, que hoy apenas llega a seis millones de contribuyentes, tanto empresas como personas físicas. Por último, esto reduciría la carga que llevan los contribuyentes cautivos. Así pues, ojalá presenciemos una campaña donde este tema sea central y no sólo las ocurrencias, la imagen o la popularidad.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus