SÁBADO, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2005
Reinventando México

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Santos Mercado







“Hay que poner al alcance de todos los mexicanos las mejores ideas que han generado los grandes pensadores de la ciencia económica. Estoy seguro que este esfuerzo ayudará a reinventar México, para el bien de todos.”


Esta columna tiene la intención de ofrecer críticas y soluciones. Partimos de la hipótesis de que México no está destinado a ser un país pobre ni mediocre. Hemos visto, a lo largo del siglo pasado a países que en un tiempo fueron infortunados y se transformaron en ricos. Hong Kong era un lugar tan inhóspito que no tenía recursos naturales, ni siquiera agua para tomar, ahora es una de las economías más dinámicas del mundo. China que estuvo sometido al comunismo maoísta desde 1949, decidió emprender grandes reformas al día siguiente que murió Mao, ahora es una economía que crece a dos dígitos. El Reino Unido, después de estar sufriendo una economía artrítica, desde los ochenta ha dado un gran giro y ahora tiene un papel muy destacado en Europa. ¿Cuál es el secreto de esas economías que crecen y dan prosperidad a sus ciudadanos? ¿Cuáles son las transformaciones que desatan las fuerzas creativas de los hombres y mujeres de un país?

 

Por varios años, el autor de este texto se ha dedicado a estudiar aquello que inhibe el potencial de un país, aquello que narcotiza la mentalidad de la gente y, por supuesto, aquello que permite desatar las fuerzas que conducen al crecimiento y desarrollo de los pueblos.

 

Cualquier pueblo, sea africano, asiático, europeo o americano puede lograr y sobrepasar los mejores niveles económicos y de bienestar que otros han alcanzado. Los mexicanos no somos la excepción, también podemos alcanzar los éxitos de otros y superarlos. Ciertamente, no basta la voluntad, no es suficiente levantarse una buena mañana con los mejores deseos para ser lo mejor. Es necesario conocer las claves de la prosperidad; es necesario tener la teoría adecuada.

 

Por suerte, México ha tenido la dicha de probar algunas cucharaditas de todas las teorías. Aunque ninguna la ha abrazado con firmeza y decisión.

 

Así, a finales del siglo XIX México aplicó algo de liberalismo económico y la economía creció. En efecto, surgieron los ferrocarriles, telégrafos, teléfonos, la banca, etc. La producción se multiplicó fuertemente en menos de medio siglo. Llegó la Revolución Mexicana y con ella se construyó una economía de planificación centralizada aunque con cierta tolerancia a los mercados, el país se estancó. Desde la década de los ochenta se hacen grandes esfuerzos por reencaminar a México pero las resistencias son muy fuertes aún. A pesar de los obstáculos y de que el método de mercado encuentra muchas resistencias, el país da señales de revivir y avanzar. Pero este avance se antoja tímido dadas las necesidades de la población y la dinámica mundial. Se puede decir, de manera optimista, que México apenas está calentando motores. Ahora, la tarea es evitar que México se quede en el intento.

 

Por eso es muy importante la iniciativa que han tomado los editores de ASUNTOS CAPITALES de presentar análisis, propuestas, enfoques e ideas que servirán para que los agentes económicos y funcionarios del gobierno tomen las decisiones más convenientes. Estamos convencidos que las ideas son el ingrediente principal para transformar el mundo. Luego, hay que poner al alcance de todos los mexicanos las mejores ideas que han generado los grandes pensadores de la ciencia económica.

 

Agradezco a Adolfo Gutiérrez Chávez la invitación para escribir en Asuntos Capitales. Me siento muy afortunado de poder colaborar con mis textos en esta revista electrónica. Aprovecho este primer texto para desearles al jefe editorial y a su excelente equipo de colaboradores el mejor de los éxitos.  Estoy seguro que este esfuerzo ayudará a  reinventar México, para el bien de todos.

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus