MIÉRCOLES, 9 DE NOVIEMBRE DE 2005
Estamos perdiendo competitividad

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Es triste que la refinería se tenga que construir en otro país porque aquí la legislación mexicana prohíbe que Pemex tenga socios privados.”


El Banco de México anunció la semana pasada una disminución de las expectativas de crecimiento económico para este año. La institución está previendo ya que en el 2005 la economía mexicana crecerá sólo un 2.7 por ciento. Esta es una disminución bastante importante frente a la cifra de 4 por ciento que se pronosticaba a principios de este año.

 

La decisión de los economistas del Banco de México es consecuencia del mal desempeño de la economía mexicana en el segundo y el tercer trimestres de este año. El sector manufacturero, en particular, está teniendo un pobre desempeño como consecuencia de un menor dinamismo en las exportaciones. La desaceleración de la economía de los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, es la razón de esta situación.

 

La economía estadounidense ha perdido fuerza en buena medida como consecuencia de los altos precios del petróleo. Para el tercer trimestre de este año las cotizaciones internacionales estaban ya al doble del nivel ya elevado del mismo trimestre del 2004. Esto ha golpeado de manera muy importante a algunas industrias estadounidenses, como la aviación comercial, debido al costo del comestible, pero también ha inhibido el consumo de los estadounidenses.

 

Es verdad que México ha tenido mayores ingresos petroleros como consecuencia de esta alza en los precios. Pero éstos distan de compensar la caída en la actividad económica. A veces se nos olvida que sólo un 5 por ciento de la economía mexicana es petrolero. El otro 95 por ciento sale perjudicado por los altos precios del petróleo.

 

Pero el precio del petróleo no es el único factor que nos está afectando negativamente a los mexicanos. Otro, y muy importante, es el deterioro de la competitividad de nuestro país. México está perdiendo cada vez más terreno frente a los productores chinos en el mercado de los Estados Unidos. Según el Banco de México, independientemente de la desaceleración en el consumo de los estadounidenses, si nosotros hubiéramos mantenido la misma participación de mercado que teníamos en el 2002, habríamos creado en nuestro país 271 mil empleos adicionales entre 2002 y el 2005.

 

Es en estas cifras donde realmente nos damos cuenta del costo que como país estamos pagando por nuestra falta de previsión. Al no llevar a cabo las reformas estructurales que nuestra economía necesita, estamos permitiendo que China y otros países nos desplacen en los mercados internacionales. Y esto se traduce, por supuesto, en una menor creación de empleos y por lo tanto en menos ingresos para los mexicanos.

 

Para colmo de males, nosotros mismos evitamos que se generen más empleos en México. El presidente Vicente Fox anunció la semana pasada en Costa Rica que se impulsará un proyecto para construir una refinería de gasolina en Centroamérica en una coinversión de Pemex y empresarios centroamericanos. La refinería es necesaria para procesar el crudo pesado mexicano. Pero lo triste es que la refinería se tenga que construir en otro país porque aquí la legislación mexicana prohíbe que Pemex tenga socios privados. Nosotros mismos, al parecer, estamos empeñados en impedir la creación de empleos y de riqueza en nuestro país.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus