Jaque Mate
Nov 16, 2005
Sergio Sarmiento

Los retos de Madrazo

La elección de este 13 de noviembre es el menor de los problemas de Madrazo. El reto real es restablecer la unidad del PRI que tanto se ha resquebrajado en los últimos meses.

Este domingo 13 de noviembre se llevó a cabo la elección interna del PRI a la Presidencia de la República. Es muy posible que cuando usted lea este artículo conozca ya el resultado oficial. Pero no se necesita mucha ciencia para conocer lo que va a ocurrir. Roberto Madrazo es el casi seguro triunfador del proceso.

            El primer reto de Madrazo será asegurar que la elección sea impecable. Everardo Moreno no es un buen candidato, pero nadie pone en duda la habilidad jurídica del ex procurador general de la república. Uno de los peores escenarios posibles para el PRI sería que el desenlace de su proceso interno quedara en manos del Tribunal Electoral. Esto generaría incertidumbre y retrasaría el inicio de la campaña formal en un momento en que tanto el candidato del PRI como el del PRD ya están en campaña abierta.

            Una vez que la elección concluya con limpieza y contundencia, se le presentará a Roberto Madrazo su segundo gran reto. El partido necesita restañar sus heridas. De otra manera la posibilidad de ganar las elecciones del 2006 se vuelve más complicada.

            Estas heridas no son necesariamente las que ven los medios de comunicación. Mucha atención se le ha prestado, por ejemplo, a las renuncias al partido del director de la Lotería Nacional, Tomás Ruiz, y del diputado federal y ex presidente del partido en el D.F. Roberto Campa. Pero la verdad, ninguno de ellos tiene un peso político tan grande que su renuncia pudiera poner en jaque al PRI.

            Las críticas de Francisco Labastida tampoco preocupan demasiado a los dirigentes del partido. El ex candidato a la Presidencia de la República sí tiene influencia en algunos círculos, pero no tiene el poder para afectar la operación de la maquinaria electoral del partido.

            Más complicado para el PRI sería, sin embargo, el que algunos de los gobernadores priistas, especialmente en el norte del país, no utilizaran su poder e influencia para apoyar a Madrazo. Con la desaparición de los poderes metaconstitucionales de la Presidencia, los gobernadores se han convertido en los verdaderos factores de poder en cada estado.

            Es conocida la actitud crítica que tiene hacia Madrazo el gobernador de Sonora, Eduardo Bours. El de Nuevo León, José Natividad González Parás, quien también participaba activamente en el Tucom, ha señalado ya que su lealtad está con el PRI por lo que respaldará al candidato, aunque se trate de Madrazo. Hay dudas, por otra parte, acerca del entusiasmo que otros gobernadores, especialmente en el centro y el norte del país, tendrían en una campaña del tabasqueño. Es verdad que la campaña de Madrazo puede tener éxito sin los gobernadores, pero sin la influencia de éstos la maquinaria electoral del PRI quedaría cuando menos debilitada.

            En este sentido, la elección de este 13 de noviembre es el menor de los problemas de Madrazo. Everardo Moreno no es un rival de la estatura del tabasqueño. El reto real es restablecer la unidad del PRI que tanto se ha resquebrajado en los últimos meses.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Cualquier conducta humana puede ser objeto de una ley. Por ejemplo: Ley para el buen cepillado de los dientes o Ley para la correcta colocación de los anteojos. Si la tarea de los legisladores es hacer leyes, les sobra tela de donde cortar. ¡Preocupante!

Arturo Damm Arnal
Entrar
Encuesta de la semana
La balanza comercial de México mostró en agosto un superávit de 6,116 millones de dólares. Al interior las importaciones mostraron una caída de -22.2% y las exportaciones de -7.7%. ¿Cómo interpretar estos datos?
Artículos recientes...