Foro libre
May 30, 2007
Edgar Piña

La sucesión en Sonora

Nos hemos dado a la tarea de investigar, aunque sea someramente, los antecedentes de las personas mencionadas en los periódicos, sin importar su afiliación partidista, con la idea de que la opinión pública tenga puntos de referencia para cuando llegue el momento de las decisiones y apoyos electorales.

A dos años del cambio de gobierno del estado de Sonora, no son pocos los sonorenses interesados en suceder al ingeniero Eduardo Bours Castelo en el poder ejecutivo.

La economía y la sociedad del estado de Sonora, después de tres administraciones desastrosas y a pesar del avance logrado en los últimos años, se encuentran en un estado de lastimoso estancamiento productivo, de enormes rezagos en infraestructura y de una desesperante ausencia de oportunidades de ocupación para las grandes oleadas de jóvenes universitarios que egresan cada año de los centros de educación superior.

 

Por ello es crucial para el futuro inmediato y de largo plazo de nuestro estado la conformación que habrá de tener el equipo gobernante en el sexenio 2009-2015, con más razón si al contexto interno le agregamos las tendencias ya definidas de la economía mundial, de la cual sería una fatal torpeza permanecer ajenos.

 

Nos hemos dado a la tarea de investigar, aunque sea someramente, los antecedentes de las personas mencionadas en los periódicos, sin importar su afiliación partidista, con la idea de que la opinión pública tenga puntos de referencia para cuando llegue el momento de las decisiones y apoyos electorales.

 

El primero en la lista es Guatimoc Iberry González, El Guaty, quien es originario de Hermosillo donde estudió primaria y secundaria en el Colegio Regis. Me cuentan sus amigos, que no son pocos, que mostrando Guatimoc desde muy joven una actitud distinta a la de sus compañeros de generación, seguidores espontáneos de las conductas popis, se cambió a la Universidad de Sonora para estudiar la preparatoria y convivir con estudiantes de diferentes niveles económicos y provenientes de las diversas poblaciones de Sonora.

 

Hijo del legendario don Guaty, un hombre de casi dos metros de estatura física pero de una estatura moral aun más grande y quien podría haber vendido la historia de su vida para guión de una película, El Guaty chico decidió seguir sus estudios de administración de empresas en la Universidad de Sonora, cuando la mayoría de sus amigos optaron por irse al Tecnológico de Monterrey en aquella ciudad y que era el destino obligado de los estudiantes pudientes del estado.

 

En la Universidad de Sonora Guatimoc Iberry González demostró sus cualidades de líder, al obtener por votación democrática la Presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Sonora (FEUS) siendo recordado muchos años después como uno de los mejores dirigentes estudiantiles de la época.

 

Después de terminar su licenciatura, logró ingresar a la Universidad de California en Berkeley, donde obtuvo el grado de Maestro en Administración de Negocios (MBA), postgrado que no le gusta presumir, como tampoco alardea de otros estudios que ha realizado con excelente desempeño.

 

A su regreso de la maestría inicia trabajando en la empresa industrial de su familia, al mismo tiempo que se dedica a la docencia como profesor de planta en la ahora División de Ciencias Económico Administrativas de la UNISON. Al retirarse su padre fue nombrado Director General de la cadena embotelladora de refrescos a cargo de varias plantas en el norte de la república. 

 

En esos años fue presidente de la CONCANACO, del consejo consultivo del Colegio de Bachilleres, de la Fundación Esposos Rodríguez, CANACINTRA y muchos otros organismos sociales y empresariales a los cuales ha entregado su tiempo, su trabajo y su talento, sin llevarse un solo centavo a su casa. El Guaty también ha sido miembro del Consejo Universitario de la Universidad de Sonora y consejero de bancos e instituciones crediticias.

 

A principios de la década de los noventa Guatimoc Iberry obtiene la candidatura por el PRI para contender por la presidencia municipal de Hermosillo y ante el asombro de muchos, en especial de su contrincante, Francisco “El Chico” Pavlovich, gana para convertirse en uno de los alcaldes que más ha hecho en materia de transformación urbana de la capital de Sonora.

 

Al no alinearse con el entonces gobernador Beltrones y tratando de ejercer la autonomía municipal, se dio un enfrentamiento que provocó que El Guaty, antes de agachar la cabeza y aceptar premios de consolación ofrecidos por el PRI en el DF, prefiriera exiliarse en Arizona.

 

En sus años de exilio Guatimoc Iberry aprovechó para regresar al ambiente académico. Se inscribió en la Universidad del Estado de Arizona, ASU por sus siglas en inglés, en donde obtuvo dos maestrías: la primera en ciencias políticas y la segunda en desarrollo económico regional.

 

Regresa a Sonora El Guaty, aun con una orden de aprensión en su contra, cortesía del inefable Manlio, para dar su apoyo a Fox en el año 2000. Decepcionado con la gestión de Fox, de nuevo regresa ahora para convertirse en jefe de la campaña de Bours y luego presidente del Programa de Participación Social Sonorense (PASOS) con el cual se han llevado cientos de obras a la ciudadanía y le ha permitido a Iberry mantener contacto con la sociedad civil.

 

¿Cuáles son los principales rasgos personales de Guatimoc Iberry González? Posee una inteligencia fuera de serie, honestidad exagerada y fortaleza de carácter. En el par de ocasiones que he tenido la oportunidad de tratarlo me han sorprendido su sencillez, su cordialidad, la calidez natural de su trato. Su voz, sus gestos, su manera de hablar corresponden a las de un hombre sincero, amistoso, sin posees, sin rebuscamientos.

 

Muchos de sus amigos describen a El Guaty con entusiasmo como un hombre recio casi hasta la terquedad, muy valiente y dispuesto a correr riesgos, con una gran conciencia social, pero no emanada de un idealismo ciego, sino de un pensamiento pragmático que tiene claro que Sonora posee un enorme potencial de desarrollo y que los sonorenses todos merecemos vivir mejor.

 

Conversador de pocas palabras Guatimoc Iberry es un político visionario que ve en cada problema, en cada rezago, en cada conflicto, una oportunidad de crecimiento, de inversión, de empleo, de bienestar. Gente cercana a él lo considera un excelente esposo, padre, abuelo y gran amigo. Para mí sería el mejor candidato a gobernador de Sonora y por supuesto y sin lugar a dudas, un ejecutivo transformador, inteligente, capaz de colocar a nuestro estado en la posición que se merece.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020