LUNES, 9 DE JULIO DE 2007
México, el país de los privilegios de unos cuantos

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Salvo contados sectores, México no es una economía de libre mercado. Persisten los privilegiados, los oligopolios y, por supuesto, los monopolios del gobierno. Todos ellos nos chupetean el bolsillo. Es hora de exigir que se acaben los privilegios que lastiman a los más pobres.”


Si usted, amigo lector, trabaja dura y honestamente, seguramente alcanzará privilegios materiales que le permitirán proveer de bienestar a su familia. Felicidades y, ¡se lo merece!

 

Los privilegios de los que hoy escribo no se refieren a los logrados por el trabajo y el talento, sino a aquellos logrados mediante la trampa y el contubernio.

 

¿Quiénes son los primeros privilegiados en México? Respuesta: los grandes corporativos, empresas como Telmex, Televisa y TV Azteca, que han gozado de mercados cautivos, es decir, han sido beneficiados por los distintos gobiernos que han sucumbido ante sus presiones mercantilistas. Desde barreras a la entrada de otros competidores hasta múltiples privilegios fiscales, estos verdaderos buscadores de rentas han abusado de los consumidores.

 

Sólo vea amigo lector el berrinche que ya están armando por la propuesta fiscal del Ejecutivo, que si bien no es perfecta, busca poner en cintura a estos abusadores fiscales. Se trata de una posición por defender el sistema mercantilista en que se mueven. Por supuesto, a éstos se les han unido diversos despachos contables que hacen del sistema fiscal mexicano una verdadera mina de oro. A estos grupos, obvio, les conviene un sistema fiscal complejo, lleno de recovecos y exenciones; ahí está la mina de oro que les ha hecho ganar millones. Tampoco dejarán ir fácilmente sus rentas.

 

No obstante, la posición del Centro de Estudios del Sector Privado (CEESP), tal vez da una luz de esperanza de que no triunfarán los buscadores de rentas. Recientemente el CEESP ha reconocido que la CETU es una buena propuesta. Tal vez es un buen presagio, sólo tal vez.

 

Pero los privilegiados no se circunscriben a los grandes corporativos. Hay toda una gama de empresas que han vivido bajo el amparo del proteccionismo comercial gubernamental.

 

Sólo hay que ver cómo la CANACINTRA, ese organismo empresarial buscador de rentas, está poniendo el grito al cielo, no sólo por la propuesta fiscal, sino porque se acerca la fecha para liberalizar el comercio con China (así se acordó por la entrada de China a la OMC). Pronto tendrán que competir con China, sin aranceles de por medio, so pena de una demanda comercial contra México ante la OMC. Les dieron tiempo para modernizarse, y ni así. Se trata de viles buscadores de rentas que quieren mercados cautivos para que los consumidores no tengamos otras alternativas.

 

Le menciono algunos sectores amigo lector, para que vea que estamos plagados de buscadores de rentas que buscan privilegios por encima de los que les daría un mercado competitivo, claro, siempre con el contubernio gubernamental y a expensas del consumidor. Productores de bicicletas, calzado, candados, carriolas, cerraduras, encendedores, herramientas, hilados y textiles, juguetes, lápices, máquinas y aparatos eléctricos, prendas de vestir, químicos diversos, válvulas de hierro y acero, velas, etc., ya están todos y cada uno demandando protección del gobierno, pues no les han bastado estos últimos 6 años para modernizarse. Es la misma trampa de siempre amigo lector. Cuando un gobierno protege a sectores empresariales de la competencia, éstos siempre alegarán que son una industria “infantil” incapaz de competir, que supuestamente proveen de empleo a los mexicanos. Se trata de un argumento falaz, amigo lector. La realidad es que la economía mexicana pierde más empleos por el proteccionismo, y lo peor, somos usted y yo (los consumidores), los que acabamos siendo expoliados por estos productores ineficientes.

 

Otro caso de privilegiados. Hace poco, los transportistas mexicanos aéreos de carga, pusieron el grito en el cielo por los rumores que circulaban en torno a que el gobierno mexicano daría entrada a transportistas aéreos de EU. No sabemos si era cierto, pero lo que sí ocurrió es que fue tanta la presión que tuvo que salir el Secretario Luís Téllez a aclarar que no habría apertura de los cielos mexicanos. Vaya poder de estos grupos amigo lector, vaya poder para proteger sus intereses de la competencia, vaya poder de expoliar a los consumidores, nuevamente, claro, bajo el contubernio gubernamental.

 

Otros privilegiados con la dádiva gubernamental son varios de los productores de bienes agropecuarios. Éstos merecen un artículo aparte, pero, definitivo, también viven a costas de exprimir a los consumidores y los contribuyentes.

 

Definitivamente, amigo lector, México, salvo contados sectores, no es una economía de libre mercado. Persisten los privilegiados, los oligopolios y, por supuesto, los monopolios del gobierno. Todos ellos nos chupetean el bolsillo amigo lector. Es hora de exigir que se acaben los privilegios, los privilegios para unos cuantos, los privilegios que se dan a expensas de millones de consumidores. Por el bien de los más pobres, ¡que así sea!

 

Los privilegios del hijo de López

 

No han podido explicar el hecho de que un hijo de López Obrador haya estado de “aviador”, es decir, cobrando sin trabajar en una dependencia del gobierno defeño. Han sacado toda clase de pretextos, pero lo cierto, es que ni el jefe de esa dependencia sabía que uno de sus supuestos subordinados era hijo de López. Increíble, pero cierto. Este es otro ejemplo de expoliación, pero ahora contra los contribuyentes. Vaya bajeza en la que López está arrastrando al PRD. Síganle así, que ya viene el 2009.

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus