Otros artículos
Jul 23, 2007
Angel Soto

La petrotiranía del tarzán político

Más que populistas son verdaderos “tarzanes de la política”, pues su discurso, “tu pobre – el rico”, es un recurso que sigue dando frutos en el continente, y le ha permitido al comandante de la boina roja expandir un verdadero proyecto hemisférico global. Una multinacional latinoamericana denominada “petrotiranía”.

Un nuevo eje “progresista – reaccionario” ha comenzado a sustituir a las viejas izquierdas y derechas, y en ese esquema América Latina debiera avanzar hacia la libertad que tiene como enemigos la miseria, la ignorancia y la tiranía. No se trata de eliminar la vieja díada sino que tomar de cada una lo mejor pues ambas son necesarias para enfrentar los males que nos acechan. ¿Quién quiere ser conservador y mantener lo que hay?

 

Desde ese punto de vista, es un error culpar de los males que nos aquejan como una falla de las reformas liberales implementadas en los 80 y 90. Estas, ni siquiera se aplicaron y lo único que se hizo fue estabilizar la debacle que vivió la región post crisis de la deuda.

 

Sin embargo la retórica fácil y el caudillismo paternalista han hecho que el “viejo virus estructuralista” se haya reencarnado y la libertad esté siendo amenazada, pese a que tras una media década perdida, como fueron los años 1998 a 2003, vivamos un período de “bonanza” en el presente. ¿Cómo se entiende?

 

Efectivamente, en el último tiempo hemos tenido una de las épocas más benignas de nuestra historia económica. Como nunca los precios de las materias primas han subido al punto de exportar el triple de lo que históricamente se había hecho, mientras que las tasas de interés relativamente bajas y el boom de construcción y servicios en el sistema internacional han significado que hayan flujos de inversión importantes hacia América Latina.

 

El problema es que la mediocridad sigue enquistada en nuestras raíces, y parte importante del problema esta en la retórica de algunos políticos como Hugo Chávez, quienes más que populistas son verdaderos “tarzanes de la política”, pues su discurso, “tu pobre – el rico”, es un recurso que sigue dando frutos en el continente, y le ha permitido al comandante de la boina roja expandir un verdadero proyecto hemisférico global. Una multinacional latinoamericana denominada “petrotiranía”.

 

Esa es la conclusión a la que llegó un grupo de destacados intelectuales, encabezados por Mario Vargas Llosa, y en el que entre otros asistieron Fernando Zavater, Enrique Krauze y el ex presidente boliviano Jorge Quiroga, quienes participaron en el Foro Atlántico, un diálogo por la democracia y la libertad en Europa y América Latina, realizado recientemente por la Fundación Internacional para la Libertad en Casa de América, Madrid.

 

El “tarzán político”, con poca argumentación, pero amparado en su inteligencia y control comunicacional, se apoya en personas que cuestionan el orden establecido, y en forma pragmática maneja consignas con una reiteración simplificada, pero eficiente, haciendo un reduccionismo vía objetivos que comienza a expandirse por el continente.

 

Su filosofía guevarista ha coptado al ejército y evoluciona desde el panfleto en papel roneo al control de los medios y la internet, extendiendo una red de ONG’s que financiadas por los petrodólares son buenos aliados de su “proyecto hemisférico global”.

 

¿La solución? No basta con sacar a los Chávez de sus “palacios de gobierno” con el voto ciudadano y democrático. El “idiota latinoamericano” regresará una y otra vez, porque “no morirá” si no logramos extirparlo del corazón de la gente. Un verdadero problema en nuestro sub continente, pero debemos hacerle ver que la libertad es la única capaz de acompañar el progreso humano, que sus beneficios no son sólo para los países ricos, sino que fundamentalmente para los países pobres, que la democracia y el mercado es el único medio para promoverlo, y que sólo así se eliminará la miseria, la ignorancia y la tiranía que lo amenaza e impide que llegue el progreso.

 

*Artículo cortesía de Cato Institute para Asuntos Capitales.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...