LUNES, 13 DE AGOSTO DE 2007
Doce años de recuperación (II)

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Asuntos Capitales







“La expansión del consumo no puede darse si no existe una mejora real en los ingresos de las personas.”


Siguiendo con la recién publicada Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), elaborada por el INEGI, el gasto corriente monetario promedio de los hogares mexicanos en 2006 fue de $7,690 mensuales, monto 12.6% mayor al registrado en el año 2000, lo que significa que en todo el sexenio pasado el consumo de las familias creció 12.6% en términos reales, una expansión promedio de 2.1% al año.

 

Al igual que con el ingreso, en materia de consumo tuvieron que pasar dos sexenios completos (1995-2006) para que los hogares mexicanos pudieran recuperarse del efecto que ocasionó la última gran devaluación de la moneda local a mediados de los años noventa. Hasta apenas el año pasado las familias mexicanas pudieron comprar un 5.8% más de lo que compraban doce años antes.

 

De manera desagregada, la recuperación del consumo fue más rápida en los hogares menos acomodados: En 2006, el gasto corriente monetario para el 20% de los hogares más pobres aumentó en términos reales 17.1% respecto a 1994. En contraste, el consumo del 20% de los hogares más ricos aumentó apenas un 0.8% en términos reales entre el periodo de 1994 y 2006, lo cual sugiere, al igual que con los ingresos, que la recuperación en el consumo ha favorecido más en términos relativos a los que menos tienen.

 

Más todavía: En 2006, el 20% de los hogares más pobres aumentó su consumo en vivienda, salud, transporte y educación en general, en mayor medida que el 20% de los hogares más ricos. Respecto a 1994, destaca en particular la recuperación real de los hogares en cuanto a su consumo en vivienda (6.2%), cuidados médicos y conservación de la salud (2.7%), transporte (24.5%), educación (3.9%) y artículos para el cuidado personal (32.2%).

 

La recuperación en general del ingreso y gasto de las familias mexicanas se aprecia también en la contundente mejora de su calidad de vida; en concreto, en el equipamiento de su vivienda. En el año 2000, menos de siete de cada diez viviendas contaban con refrigerador, pero hoy son casi ocho las que lo tienen. Hoy en día, cerca de una quinta parte del total de hogares poseen una computadora, mientras que en el 2000 eran menos del 10%. En general, hay más familias ahora que pueden adquirir bienes como lavadoras y televisiones o servicios como energía eléctrica y drenaje que antes no podían. Incluso sus viviendas son construidas con mejores y más resistentes materiales.

 

Bienes de los hogares mexicanos y sus viviendas

(Porcentaje del total de hogares)

Tipo de bien

2000

2005

Televisión

85.9

91.0

Refrigerador

68.5

79.0

Lavadora

52.0

62.7

Computadora

9.3

19.6

Drenaje

78.1

86.7

Energía eléctrica

93.2

96.6

Piso de tierra

13.2

10.2

Piso de cemento o mosaico

86.2

89.0

Fuente: INEGI

 

Como se comentó con anterioridad, los resultados presentados en esta serie se deben a que en los últimos doce años se abrió la economía mexicana más de un 90%, se integró plenamente al ritmo de producción industrial estadounidense expandiéndose casi un 50%, disminuyó la inflación a niveles del 3%, la política económica ha favorecido decididamente la estabilidad, y, por supuesto, el envío de remesas que antes de este año crecía a una tasa anual del 20%.

 

La expansión del consumo no puede darse si no existe una mejora real en los ingresos de las personas. Insistimos, para mejorar el círculo virtuoso inversión-empleo-consumo, se requiere de la apertura de canales para mejorar la productividad y competitividad de la industria, y aumentar así, el bienestar general de los consumidores.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus