MARTES, 14 DE AGOSTO DE 2007
La guerra como negación del comercio

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU

Arturo Damm
• Pobreza

Arturo Damm
• Reforma fiscal, ¿para qué?

Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Pablo Alvarez







“Los problemas vinculados a la provisión energética tienen en la actualidad un fuerte componente geopolítico e involucran cuestiones como la Defensa y las relaciones internacionales.”


Los temores respecto del agotamiento de los recursos no renovables no son nuevos en la reciente historia de la humanidad. Ya Malthus encendió la alarma sobre la escasez creciente de alimentos, postulando que éstos crecerían a tasa aritmética mientras que la población lo haría geométricamente. Si bien esta advertencia se refería a un recurso no agotable, incurría en los mismos errores que cuando se evalúa la suerte de las actividades que dependen crucialmente de recursos que no son reproducibles o renovables (carbón, petróleo); esto es, se tiende a exagerar la creencia de una temprana agotabilidad o escasez y a no considerar la dinámica tecnológica de las modernas economías capitalistas, que permite a las empresas cambiar su función de producción al alterar la proporción en que utilizan los recursos y emplear recursos sustantivos cercanos a los que escasean.

 

En realidad, los mercados reaccionan ante el mayor agotamiento de un recurso fijando un precio más elevado, con lo cual aumentan los incentivos a la innovación en recursos sustitutivos y/o a la exploración de reservas con costos y riesgos antes prohibitivos; a la vez que se proporcionan los cambios en la función de producción mencionados anteriormente. Es decir, disminuye la intensidad de uso del factor que se encarece y/o se reemplaza por un recurso sustantivo.

 

Ahora bien, el caso del petróleo, recurso cuya importancia es superlativa para la estructura productiva mundial, tiene una particularidad que lo diferencia críticamente de su antecesor el carbón: sus principales reservas se encuentran localizadas en países con estados fallidos o con democracias no consolidadas, regímenes políticos poco democráticos y caos social y económico. Esta particularidad hace que, actualmente, los problemas relacionados con la provisión de energía tengan un fuerte componente geopolítico e involucren cuestiones como la defensa y las relaciones internacionales. Así, aparece de nuevo la guerra como la negociación del comercio, problemática que se había superado tan sabiamente en Europa con el Tratado del Carbón y del Acero, el cual fue la piedra fundamental que permitió el tan ansiado logro de una Europa en paz e integrada.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus