VIERNES, 17 DE AGOSTO DE 2007
“Siembra vientos y cosecharás tempestades”

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“IMSS, PEMEX, CFE, CLFC o UNAM. Todos esos están en manos de los sindicatos y al parecer no hay prácticamente nada que hacer para retomar el control por parte de las autoridades correspondientes porque hay quienes, inclusive fuera del ámbito sindical, se siguen beneficiando del saqueo a la cual se sujetan estos organismos por parte de los sindicatos, como es el caso de políticos o partidos políticos que reciben aportaciones de los sindicatos a cambio de seguirlos cobijando.”


El sindicato de trabajadores del IMSS, en su revisión del contrato colectivo del trabajo exige en el pliego petitorio, entre muchas otras demandas laborales “legítimas”, que ningún empleado, bajo amenaza de despido inminente, pueda orientar a un derechohabiente para interponer una queja por mal servicio; exigen que un empleado que fue despedido por haber sido condenado por un delito penal, sea reinstalado en su puesto cuando finalice su condena; exigen que aun estando de vacaciones se les paguen extra los “puentes”; exigen que si fueron a trabajar todos los días de la quincena (excluyendo los ya obligatorios dos días de descanso semanal) se les pague un bono de tres días de salario integrado; exigen, para no olvidarse del tema, un aumento salarial del 10%; y, para finalizar en estas joyas de demandas laborales legítimas, a ellos a quienes “la revolución les hizo justicia”, exigen que a un empleado no se les tome como una ausencia al trabajo si su falta se deriva de haberse emborrachado o drogado es decir, lo que está pidiendo el sindicato es que el IMSS, como patrón, subsidie “las pedas y pasones” de sus empleados. Ni Kafka, Bretón o Dalí se hubiesen imaginado tal surrealismo.

 

Mientras el sindicato exige éstas y mil y una estupideces más, nosotros los derechohabientes del IMSS, experimentamos un verdadero vía crucis cada vez que hay que hacer algún trámite o peor aun, requerir atención médica. No hay camas suficientes, hay un notorio desabasto de medicinas porque si éstas fuesen adquiridas desaparecerían inmediatamente para ser vendidas “por afuera”, no existe el suficiente material para las intervenciones quirúrgicas, los quirófanos no se esterilizan porque no hay con qué (y además a los empleados del IMSS ni que les importara si un paciente se muere por septicemia o alguna otra causa imputable a la pésima atención en los hospitales y clínicas del Seguro), etcétera.

 

Y lo mismo pasa, en el ámbito correspondiente, cuando hablamos de PEMEX, CFE, CLFC o UNAM. Todos estos organismos públicos (sic) están en manos de los sindicatos y al parecer no hay prácticamente nada que hacer para retomar el control por parte de las autoridades correspondientes porque hay quienes, inclusive fuera del ámbito sindical, se siguen beneficiando del saqueo a la cual se sujetan estos organismos por parte de los sindicatos, como es el caso de políticos o partidos políticos que reciben aportaciones de los sindicatos a cambio de seguirlos cobijando. Lo que hoy observamos es la tempestad que se deriva de haber sembrado vientos. Toda una historia del corporativismo sindical centrado en prebendas crecientes a cambio del apoyo político y que nos ha costado y nos seguirá costando un ojo de la cara. Un modelo casi perfecto que privilegia la apropiación de rentas, una parte de la riqueza pública, a costa del bienestar del resto de la población.

 

Quizás, regresando al caso del IMSS, lo mejor sería que se declarara insolvente y liquidara de una vez por todas a toda esta bola de sanguijuelas.

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus