MARTES, 21 DE AGOSTO DE 2007
Más impuestos

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“No deja de ser muy triste que se nos esté obligando a los mexicanos pagar más impuestos, no para obtener más y mejores servicios sino para cubrir compromisos financieros del gobierno que no nos benefician directamente a los mexicanos.”


Los políticos de los tres principales partidos políticos están de acuerdo en que México necesita una reforma fiscal. Pero donde no hay consenso es en la forma que debe tener esta reforma.

 

El punto de partida de la discusión en estos meses del verano ha sido la propuesta presentada por el secretario de hacienda, Agustín Carstens, que implica, entre otras acciones, la creación de una Contribución Empresarial de Tasa Única (CETU) y la de un Impuesto contra la Informalidad (ICI) que no es más que un gravamen a los depósitos en efectivo en los bancos.

 

La Secretaría de Hacienda ha venido negociando algunos ajustes a esta propuesta, en particular con los legisladores del PRI. Los priistas, que son el fiel de la balanza en un Congreso dividido entre panistas y perredistas, han rechazado la iniciativa del gobierno del presidente Calderón, por lo menos tal y como ésta fue presentada. Poco a poco han ido negociando acuerdos que podrían quizá permitir que alguna reforma quedara aprobada este mismo año.

 

Uno de los mayores cuestionamientos a Hacienda por su propuesta de la CETU ha sido la falta de deducibilidad de salarios y prestaciones laborales de ese impuesto, mal llamado contribución. La imposibilidad de deducir estos rubros significaría que las empresas que utilizan más mano de obra, especialmente las de servicios, se verían más afectadas. El sistema obligaría a las empresas a reducir su personal de planta y a contratar, en cambio, a sus colaboradores por honorarios, ya que éstos sí serían deducibles del impuesto.

 

Aparentemente ya hay un acuerdo para permitir la acreditación por parte de la empresa, no sólo del impuesto sobre la renta retenido a los empleados, cosa ya contemplada en la propuesta original del gobierno, sino también el costo de prestaciones como el IMSS y el Infonavit. Esto haría menos onerosa la CETU.

 

Otros acuerdos se han ido logrando paso a paso. Se están negociando modificaciones al ICI, especialmente para evitar que se grave con este impuesto a las empresas, como los supermercados o las farmacias, que depositan grandes cantidades en efectivo en los bancos pero que sí declaran estos ingresos. También se busca que no se grave el dinero que surja de transacciones accidentales, como puede ser, por ejemplo, la venta de un automóvil.

 

Habrá que ver qué sale de todas estas negociaciones. Al parecer los políticos no tienen más opción que hacer una reforma que le permita al gobierno tener una mayor recaudación. Si no se hace esa reforma, el gobierno se vería obligado a recortar de manera muy importante sus gastos, ya que con el deterioro de la producción petrolera, el aumento del costo de las pensiones de los burócratas y el vencimiento de Pidiregas cada vez quedará menos dinero para cubrir otras responsabilidades de gobierno.

 

No deja de ser muy triste, sin embargo, que a final de cuentas se nos esté obligando a los mexicanos pagar más impuestos, no para obtener más y mejores servicios sino para cubrir compromisos financieros del gobierno que no nos benefician directamente a los mexicanos.

• Reforma fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus