Interamérica hoy
Oct 24, 2007
Samuel Gregg

Libre comercio, ¿última esperanza para América Latina?

Es el peor momento para que América Latina le de la espalda al intercambio comercial, por más tentador que parezca el nuevo populismo regional. Un hemisferio sin esperanzas es un hemisferio sin futuro. Y la alternativa es impensable.

Grand Rapids, Michigan (AIPE)- El reciente referendo en apoyo al tratado de libre comercio centroamericano con Estados Unidos (CAFTA) fue una buena noticia para los costarricenses, quienes votaron a favor de la apertura económica y por un futuro mejor, en contra de la coalición de proteccionistas de su país y Estados Unidos, sindicatos y activistas religiosos. Ese voto de 52% a favor de CAFTA es una lucecita en el nublado futuro económico de América Latina.

 

Sí hay algunos éxitos económicos en el hemisferio. Luego de ingresar a CAFTA en julio de 2006, Guatemala triplicó la llegada de inversiones extranjeras, mientras que su comercio exterior creció 17% en el segundo semestre de 2006.

 

El reciente informe Doing Business 2008 (www.doingbusiness.org) del Banco Mundial nos dice lo mal que funciona gran parte de las economías latinoamericanas. Este informe anual nos aporta mediciones objetivas de las regulaciones gubernamentales que impactan directamente el crecimiento económico de 178 países y reporta que América Latina se está quedando atrás en el campo de las reformas económicas.

 

En cuanto a la facilidad de hacer negocios, Argentina, por ejemplo, cayó del puesto 101 a 109 y Chile del puesto 28 al 33. Y nadie se sorprende que Venezuela ahora esté en el puesto 172 entre las 178 naciones que abarca el informe, país donde hay que dedicar 141 días para fundar una empresa. Y realizar una exportación desde Venezuela toma 45 días, casi el mismo tiempo que en Burundi, país africano lejos del mar.

 

Doing Business 2008 señala algunos casos positivos en América Latina. Pequeñas mejoras fueron logradas en el último año en Paraguay, Honduras, Costa Rica, El Salvador y Guatemala.

 

Los mejores logros se obtuvieron en Colombia, país que saltó del puesto 83 al 66. Además de reducir los impuestos a las compañías, Colombia introdujo un sistema electrónico de declaraciones de impuesto, “lo cual redujo en 188 horas (41%) el tiempo promedio que una empresa tiene que dedicarle a cumplir la leyes de impuestos”.

 

Pero es preocupante que absolutamente todos los países latinoamericanos bajaron en su clasificación, especialmente que un país como Brasil, con tan inmenso potencial, haya caído del puesto 113 al 122.

 

Uno de los graves problemas de la región es su continuo desvío hacia el izquierdismo populista.  Doing Business 2008 reporta que la competitividad de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua desmejoró. El 12 de octubre, los obispos católicos de Bolivia le pidieron al presidente Evo Morales que no convirtiera a Bolivia en otra Venezuela. Los obispos conocen el peligro.

 

Doing Business 2008 reportó que el gobierno venezolano extendió la prohibición de despidos a trabajadores que ganan tres veces el salario mínimo. El resultado es la pérdida de oportunidades de empleo: la economía venezolana ha perdido, desde 2002, unos 850 mil puestos de trabajo en el sector de las pequeñas empresas.

 

Otro factor negativo es que el resto del mundo está perdiendo interés en América Latina. En la medida que China y la India siguen creciendo de manera espectacular y se aceleran las reformas económicas en otras regiones del mundo, los inversionistas dan la espalda a América Latina. ¿Por qué van a considerar invertir en América Latina cuando es más fácil y más rentable hacer negocios en países como Bostwana, Georgia, Fiji y Namibia?

 

Por otra parte, el apoyo al proteccionismo aumenta en Estados Unidos. En una encuesta realizada por el Wall Street Journal-NBC News el 3 de octubre, 60% de los republicanos encuestados creen que el libre comercio ha sido negativo para Estados Unidos y quieren que los políticos republicanos reduzcan las importaciones. El Partido Republicano había apoyado el libre comercio desde los años 70 y esta nueva manera de pensar debiera preocupar a los latinoamericanos que aspiran mayor acceso al país más prospero del mundo.

 

La tendencia también es controlar más la inmigración. Por lo tanto es el peor momento para que América Latina le de la espalda al intercambio comercial, por más tentador que parezca el nuevo populismo regional. Un hemisferio sin esperanzas es un hemisferio sin futuro. Y la alternativa es impensable.        

 

___* Director de investigaciones del Acton Institute.

© www.aipenet.com

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020