MIÉRCOLES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2007
El día en que la utopía se derrumbó

Una sociedad libre, abierta y justa debería buscar…
La igualdad de ingresos
La igualdad de oportunidades
Ni la una ni la otra



“Dividamos las posesiones de un modo igualitario, y veremos inmediatamente cómo los distintos grados de arte, esmero y aplicación de dada persona rompen la igualdad. Y si se pone coto a esas virtudes, reduciremos la sociedad a la más extrema indigencia.”
David Hume

Edgar Piña







“El 9 de noviembre de 2007 se cumplieron 18 años del inicio del derrumbe de la utopía socialista; de la vergonzosa muralla que no sólo dividía a los alemanes, sino al mundo entero en dos hemisferios: el de la opresión y la esclavitud socialista y el de la libertad y la oportunidad de prosperidad capitalista. ¿Cuántos siglos habrán de transcurrir para que los mexicanos hagamos el primer agujero en el grueso muro que nos aísla de la libertad y del progreso?”


“Este muro caerá: el anhelo se hará realidad”.

 

Esta frase estaba escrita en el lado occidental del muro de Berlín en 1987, cuando Ronald Reagan se dirigía a una multitud de berlineses reunida en la puerta de Brandenburgo el 12 de junio de aquel año, poco más de dos años antes de que cayera la vergonzosa muralla que no sólo dividía a los alemanes, sino al mundo entero en dos hemisferios: el de la opresión y la esclavitud socialista y el de la libertad y la oportunidad de prosperidad capitalista.

 

Efectivamente, habrían de transcurrir menos de novecientos días para que el ominoso muro se derrumbara ante la impotente mirada de los comunistas, la rabia de los admiradores del autoritarismo colectivista y el júbilo de quienes ansiaban la libertad en todas sus presentaciones.

 

El 9 de noviembre de 2007 se cumplieron 18 años del inicio del derrumbe de la utopía socialista y al parecer muy pocas personas aquí en México, recuerdan el suceso, el cual debería ser motivo de celebración, pero de celebración auténtica y en grande.

 

En los Estados Unidos de Norteamérica fue el actual presidente George W. Bush quien en el año 2001 estableciera el 9 de noviembre como el Día Mundial de la Libertad para celebrar el acontecimiento y así “reafirmar la devoción de la gente  por la libertad y la democracia”.

 

No obstante la trascendencia del evento, en lo personal percibo un olvido casi total y una ausencia absoluta de celebraciones, al menos aquí en mi país, lo cual no deja de ser lamentable, ya que la conmemoración de un suceso como éste, haría mucho bien en el espíritu sumiso y resignado de la mayoría de los mexicanos.

 

Mientras que en muchas partes del mundo los mercados libres están propiciando crecimiento y prosperidad, aquí en nuestro país estamos sometidos al destino implacable de los monopolios.

 

Al mismo tiempo que muchas otras naciones viven el milagro de revoluciones productivas y tecnológicas, aquí la ciudadanía se  entretiene en el placer insano y masoquista de enterarse de las cochinadas diarias de una clase política empeñada en hundir en el atraso a la economía y a la sociedad que le acompaña.

 

En línea divergente a lo que en Europa están haciendo de construir el capitalismo y el libre mercado sobre los escombros de la pesadilla socialista, aquí, en Centro y Sudamérica seguimos empeñados en entronizar payasos demagogos que conducen a la gente al infierno de la pobreza, el engaño y la corrupción.

 

Contemporáneos de gobernantes que en otras latitudes trabajan mucho y hablan poco, nuestras autoridades, a todos los niveles, se dedican a tratar de resolver problemas con saliva, a grabar comerciales políticos para la televisión y a dar notas periodísticas festinando logros que los demás no vemos en ninguna parte.

 

Muchos muros obstaculizan nuestro derecho a trabajar, a producir, a intercambiar valores, a vivir en libertad y en prosperidad, pero de tan reales y enormes no los vemos, no los advertimos, no nos incomodan.

 

¿Cuántos siglos habrán de transcurrir para que los mexicanos hagamos el primer agujero en el grueso muro que nos aísla de la libertad y del progreso?

 

Un 9 de noviembre los europeos se rebelaron contra el socialismo aniquilante y aquí en México ni a quien le importe.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus