Interamérica hoy
Feb 27, 2008
Tibor R. Machan

No nos importa mucho la libertad

Demasiados ciudadanos no quieren ser libres, por lo que una y otra vez rechazan a candidatos que defienden el libre mercado, las libertades civiles, el comercio global y otras ideas y principios similares. Por el contrario, apoyan el proteccionismo, las regulaciones, el intervencionismo en los hábitos y en la vida personal, restringiendo la libertad individual bajo el espejismo de la perfecta seguridad, se trate de las amenazas de terrorismo, las medicinas bajo prescripción o el medio ambiente.

Los Ángeles (AIPE)- Pienso que los candidatos y los proyectos que favorecen la libertad individual suelen perder en las contiendas electorales porque la mayoría de los electores no los apoyan. La realidad es que demasiados ciudadanos no quieren ser libres, por lo que una y otra vez rechazan a candidatos que defienden el libre mercado, las libertades civiles, el comercio global y otras ideas y principios similares. Por el contrario, apoyan el proteccionismo, las regulaciones, el intervencionismo en los hábitos y en la vida personal, restringiendo la libertad individual bajo el espejismo de la perfecta seguridad, se trate de las amenazas de terrorismo, las medicinas bajo prescripción o el medio ambiente. Así tratan de hacer uso de los impuestos que otros pagan con el fin de controlar las vidas de los demás y para evitar supuestos peligros.

 

La ciudadanía no está siendo engañada por los medios de comunicación ni por los políticos. No, la gente lo que quiere son cosas gratis que serán pagadas por los demás. En el actual proceso electoral en Estados Unidos, el precandidato presidencial que apoya abiertamente las políticas libertarias, Ron Paul, no tiene posibilidades de triunfo.

 

Esta campaña electoral deja claro que a los votantes no les interesa la raza ni el sexo del candidato presidencial sino los beneficios que el gobierno le extraerá a Pedro para regalárselos a Juan. No importa que los beneficiarios sean muy pocos. Se trata de algo parecido a los jugadores que van a Las Vegas con la esperanza de ganar mucho, aunque saben que lo más probable es que pierdan lo que apuesten. Asimismo, los ciudadanos votan con la esperanza de conseguir algo a cambio de nada.

 

Hay diversos grupos de la sociedad que fomentan esa manera de pensar y de actuar en las contiendas electorales. Y las escuelas del gobierno no enseñan la verdad de lo que sucede porque los maestros forman parte de esos mismos grupos que quieren lo que otros tienen que pagar. Pero es ridículo creer en un futuro próspero para la sociedad cuando tantos rechazan la productividad y más bien favorecen la dependencia.

 

Así vemos hoy a tanta gente apoyando a Hillary Clinton y no creo que abandonaremos los malos hábitos a corto plazo. Pero, a pesar de todo esto, yo soy optimista con respecto al largo plazo. A través de casi toda la historia de la humanidad, la gente ha vivido bajo gobiernos opresivos, donde pequeños grupos que se hacían pasar como salvadores del prójimo oprimían a sus conciudadanos.

 

___* Profesor de Chapman University.

© www.aipenet.com

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza