MARTES, 1 DE JULIO DE 2008
Índice de libertad para el comercio 2008

¿Usted cree que es una buena idea que sean Pemex y la Secretaría de Energía quienes construyan una refinería?
No
No sé



“Si se viola una ley injusta lo único que se viola es esa ley, no algún derecho de alguien. Por el contrario, si se viola una ley justa se viola la ley y algún derecho de alguien.”
Othmar K. Amagi

Ricardo Lecumberri







“Es muy buena noticia que se reconozcan los esfuerzos de nuestro país en materia de apertura al comercio internacional, sin embargo, de poco sirve que existan múltiples acuerdos y tratados comerciales si por otro lado el gobierno de nuestro país no cuida elementos muy importantes que inhiben los flujos de capital.”


El libre comercio es la manera más efectiva de combatir la pobreza alrededor del mundo. Esto es así porque el libre comercio ofrece una verdadera solución a la búsqueda del bienestar del consumidor, ya que lo que hace es poner en competencia a las empresas para el beneficio de éstos. Poco a poco algunos gobiernos han entendido que el comercio libre entre los individuos es la verdadera fuente de riqueza, pero todavía hay una gran cantidad de gobiernos que siguen detestando el comercio y no están dispuestos a permitir que sus ciudadanos comercien más allá de sus límites territoriales.

 

Dada la importancia del comercio para los países industrializados y los países en vías de desarrollo, el objetivo fundamental del índice aquí presentado es explorar los factores que permiten el comercio en cada una de las economías analizadas. Por otra parte, las barreras comerciales se extienden más allá de las tarifas y de las cuotas tradicionalmente consideradas, siendo otros factores tales como la administración de la frontera, infraestructura y el entorno empresarial interno, aquellos elementos que juegan una relevancia muy importante en el desarrollo de las economías.

 

Sin embargo, a pesar de las ventajas reconocidas del comercio, sigue habiendo muchos obstáculos. Existen muchos empresarios hoy en día que le temen al libre comercio y prefieren vivir protegidos por los gobiernos, solicitándoles resguardo de la competencia externa bajo argumentos de que si no se les protege el país entero saldrá perjudicado. Así, gobiernos y buscadores de rentas continúan retrasando el desarrollo y porvenir de las naciones. Otros obstáculos al comercio son las consecuencias involuntarias relacionadas con la infraestructura física y humana, así como con las estructuras institucionales que se han desarrollado sobre años en cada país. Independientemente de sus orígenes, estas barreras conducen a limitar el flujo comercial, disminuyendo el bienestar agregado.

 

El pasado 18 de junio, el Foro Económico Mundial (WEF) publicó su primera edición del Índice de libertad para el comercio 2008, el cual cubre 118 economías del mundo entero y presenta un análisis por países acerca de las numerosas medidas que facilitan el comercio. El Índice de libertad para el comercio mide los factores, las políticas y los servicios que facilitan la entrada de bienes a través de las fronteras hacia su destino. El índice desglosa los aspectos que permiten el libre comercio en cuatro áreas o subíndices generales: 1) acceso al mercado; 2) administración de fronteras; 3) infraestructura de transportes y comunicaciones, y 4) entorno de negocio.

 

El acceso a mercados mide el grado de apertura política y cultural al permitir la entrada de bienes extranjeros al país. Una vez que se ha permitido la entrada de mercancías al país; el segundo subíndice (administración de fronteras) determina el grado al cual la administración en la frontera facilita su entrada. Una vez que las mercancías han pasado la frontera, el tercer subíndice considera si el país tiene el transporte y la infraestructura de comunicaciones necesario facilitar el movimiento de las mercancías de la frontera al origen de destino. Finalmente, el cuarto subíndice evalúa el ambiente regulador y de seguridad que afecta el negocio del transporte en el país. Cada uno de las cuatro áreas o subíndices se componen de 10 elementos que permiten el comercio. Éstos son: 1) Tarifas y barreras no arancelarias; 2) Propensión a comerciar; 3) Eficiencia de la administración aduanera; 4) Eficiencia en los procedimientos de importaciones/exportaciones; 5) Transparencia en la administración de la frontera; 6) Disponibilidad y calidad de la infraestructura en el transporte; 7) Disponibilidad y calidad de los servicios de transporte; 8) Disponibilidad y uso de tecnologías de comunicación e información (ICT’s); 9) Entorno regulador; y, 10) Seguridad física.

 

Hong Kong y Singapur ocupan las dos primeras posiciones del ranking del Índice de libertad para comerciar, seguidas de Suecia y Noruega. Canadá, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Suiza y Nueva Zelanda, las cuales completan los 10 primeros puestos.

 

País

Lugar

Clasificación

Hong Kong

1

6.04

Singapur

2

5.71

Suecia

3

5.66

Noruega

4

5.65

Canadá

5

5.62

Dinamarca

6

5.62

Finlandia

7

5.61

Alemania

8

5.58

Suiza

9

5.58

Nueva Zelanda

10

5.52

Japón

13

5.43

Estados Unidos

14

5.42

Chile

27

4.88

Costa Rica

44

4.41

El Salvador

55

4.13

México

65

3.83

Brasil

80

3.63

 

Para la región de Norteamérica, Canadá es el país mejor posicionado (5to. lugar), delante de los Estados Unidos (lugar 14). Canadá es el tercer lugar en el subíndice de acceso al mercado, con tarifas que no son significativamente altas como en la Unión Europea, con barreras no arancelarias relativamente bajas, y una alta proporción de importaciones libres de impuestos permitidas en el país. La administración en la frontera de Canadá está ubicada entre las 10 más altos, con procedimientos claros y eficientes, pocos trámites para importar, así como altos niveles de transparencia en las actividades administrativas de la frontera. Además, Canadá es el tercer lugar en la disponibilidad y la calidad de infraestructura de transporte, facilitando el movimiento de mercancías una vez que pasa la frontera.

 

Por otra parte, en la región de América Latina, el mejor país lo ocupa Chile con el lugar 27, seguido de Costa Rica con el lugar 44. La posición de Chile como primer lugar en Latinoamérica se debe a su éxito económico producto de una gran liberalización comercial así como mejoras en el entorno empresarial hechas en los años recientes.

 

Para el caso de México, que ocupa la posición número 65 (lugar décimo entre el continente americano y octavo entre Latinoamérica), el informe reporta que el acceso al mercado en nuestro país es obstaculizado por una tarifa bastante alta de cerca del 11%, sin embargo, esto se aplica solamente sobre cerca del 20% de todos los productos importados. Esto refleja, dicen, cierta apertura al comercio internacional, que también se observa en el gran número de acuerdos comerciales bilaterales y de tratados comerciales multilaterales firmados por el país. Por otra parte, aseguran que la administración en la frontera del país podría ser más dinámica (ubicada en el lugar 65 del total). El índice también señala que es muy costoso importar mercancías −mover un contenedor sobre la frontera cuesta siete veces más que en el país más eficiente en este indicador, Singapur-. El informe también señala que aunque el país no se jacte una infraestructura de transporte de alta calidad (de acuerdo al tamaño del país), los servicios infraestructura relacionados así como la infraestructura de telecomunicaciones se encuentra bastante bien desarrollada. En el apartado del ambiente regulador en nuestro país, el índice asegura que éste es conducente al comercio transfronterizo, incentivando la inversión extranjera. Sin embargo, aseguran que la falta de seguridad en el país es algo significativo, lo cual puede causar costos adicionales a los inversionistas.

 

Los resultados de este índice publicado por el WEF reflejan la apertura de los países al comercio y la inversión internacional como parte de una estrategia de desarrollo económico. Para el caso de Hong Kong y Singapur (primeros dos lugares del índice), ambos países han establecido administraciones de aduanas que resultan muy eficaces a la hora de exportar e importar bienes. Asimismo, están dotados de infraestructuras en transporte y telecomunicaciones altamente desarrolladas que garantizan un rápido tránsito al destino final. Estos atributos se ven apoyados por entornos de negocio propicios para la industria del transporte y la logística.

 

Si México quiere acercarse a los primeros lugares de este índice, tendrá que mejorar mucho en la parte del entorno regulador así como en la seguridad física de las inversiones. Es muy buena noticia que se reconozcan los esfuerzos de nuestro país en materia de apertura al comercio internacional, sin embargo, de poco sirve que existan múltiples acuerdos y tratados comerciales si por otro lado el gobierno de nuestro país no cuida tres elementos muy importantes que inhiben los flujos de capital e inversión: 1) la corrupción gubernamental reflejada en la gran cantidad de trámites que las empresas tienen que realizar y permisos que tienen que obtener en los tres niveles de gobierno; 2) la incertidumbre de que el poder judicial, particularmente los jueces y tribunales estatales garanticen el cumplimiento de contratos. Si no hay la garantía de independencia e imparcialidad del poder judicial, se inhiben los flujos de inversión, nacional y extranjera; y, 3) la inseguridad pública.

• Globalización / Comercio internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus