VIERNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2005
La dificultad de hacer negocios en México

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Juan Carlos Leal







“La reciente publicación del repote "Haciendo Negocios 2006" del Banco Mundial coloca a México como la economía número 73 de entre 155 respecto a los costos de establecer, operar y cerrar un negocio. Como era de esperarse, los mejores países para establecer un negocio son: Nueva Zelanda, Singapur, Estados Unidos,...”


La reciente publicación del repote Haciendo Negocios 2006 (Doing Business 2006) del Banco Mundial coloca a México como la economía número 73 de entre 155 respecto a los costos de establecer, operar y cerrar un negocio. Esta clasificación se suma a las que evalúan los grados de libertad económica o el grado de competitividad y que muestran el mismo patrón: México esta retrocediendo, por el simple hecho de no realizar los cambios para hacer más atractiva a nuestra economía para los inversionistas. Es decir, es un hecho que otros países si lo están haciendo y por ello nos ganan los negocios, las fabricas o los empleos.

 

En este caso el estudio del Banco Mundial establece diez categorías para determinar qué tan caro es llevar un negocio en los países sujetos del estudio: Costo de apertura, licencias y permisos, contratación y despido de personal, registros de propiedad, obtención de crédito, protección de inversionistas, pago de impuestos, comercio exterior, ejecución de contratos y cierre o quiebra de negocios.

 

Como era de esperarse, los mejores países para establecer un negocio son: Nueva Zelanda, Singapur, Estados Unidos, Canadá, Noruega, Australia, Hong Kong - China, Dinamarca, Reino Unido y Japón. A su vez, hay varios países Latinoamericanos por arriba de México: Puerto Rico en el 22, Chile (25), Jamaica (43), Panamá (57), Nicaragua (59), Colombia (66) y Perú (71).

 

Llama la atención que México salga por debajo de media tabla en 5 de los rubros y en los otros 5 entre los últimos lugares. Por ejemplo, el estudio considera que cerrar un negocio en México esta en un promedio muy cercano a los de los países de la OCDE, tanto por su duración como por el costo y el valor de lo recuperado, esto obedece en gran parte a las recientes reformas en Quiebras y Garantías, pero indica que aún hay que trabajar en ello.

 

Otro factor bien calificado es el comercio exterior, donde hay muchas facilidades, según el estudio, pero no tantas como habría de pensarse del país con más tratados de comercio en el mundo. Aquí se critica fundamentalmente el número de permisos y autorizaciones que se requieren para importar o exportar.

 

Otro factor que nos coloca por debajo de la media es que sólo se requieren 222 días para conseguir las 12 licencias y permisos necesarios para operar un negocio, pero con un gran costo para la empresa. Esto nos indica que si bien hay avances aún falta mucho por hacer en este rubro, sobretodo en el orden estatal y municipal.

 

Ya muy cerca de la media esta la obtención de crédito, que gracias a la estabilidad financiera, el desarrollo de registros privados de crédito y una mayor información disponible se ha conseguido una mayor oportunidad para los mexicanos de obtener un crédito, pero siguen los problemas en el marco legal y en los registros públicos, como los de contratos, bienes muebles e inmuebles, donde todavía falta mucho por avanzar.

 

Y como último factor positivo esta el avance, lento, pero avance al fin en los registros de la propiedad, esto gracias a la explosión del mercado de vivienda, pero detenido por los problemas del tiempo de registro, el número de trámites y el costo de los mismos, que sigue siendo excesivo, pero lo fundamental es la disparidad entre los diferentes órdenes de gobierno.

 

Hasta aquí vemos un reconocimiento de los avances que han conseguido las tres últimas administraciones federales. Sin embargo, persisten los claroscuros aún en las áreas de avance. Para la próxima entrega haremos un análisis sobre los cinco puntos que presenta mayor rezago, pero queda claro que México esta dejando de lado el crecimiento y las inversiones al sufrir de una parálisis en las reformas que todos consideramos urgentes y en las que existe un consenso, excepto por los políticos, que siguen midiendo sus intereses en términos de un perverso juego electoral.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus