Interamérica hoy
Dic 15, 2008
Adolfo Rivero Caro

Lenin y Chávez

Hugo Chávez está frenético. El pueblo venezolano hizo caso omiso de sus truculentas amenazas y le infligió una contundente derrota en las últimas elecciones. Pero no sólo hay que luchar contra Chávez, hay que luchar contra sus ideas. Chávez nunca estará realmente derrotado mientras las ideas del antiamericanismo sigan siendo tan populares.

Miami (AIPE)- Hugo Chávez está frenético. El pueblo venezolano hizo caso omiso de sus truculentas amenazas y le infligió una contundente derrota en las últimas elecciones. Esta pudo haber sido mayor, pero Chávez invirtió decenas de millones de dólares comprando votos, como pueden verificar innumerables testigos, y esos votos representaron el estrecho margen por el que consiguió varias gobernaciones.

 

Chávez mantiene un cierto nivel de popularidad, nada extraño durante años de precios del petróleo extraordinariamente altos. Estos ingresos le han permitido hacerse de una importante clientela política. Es importante subrayar, sin embargo, que tras diez años en el poder, sus seguidores ya no están inspirados en banderas políticas. Chávez sólo tiene la fácil popularidad que puede conseguir, digamos, cualquier alcalde corrupto.

 

En todo caso, a Chávez le resulta cada vez más difícil tratar de imponer una dictadura populista. El ejército ha visto que tiene en contra a la mitad, o más, del país, y a la parte más políticamente activa y económicamente importante. En esas condiciones, no parece probable que los militares vayan a comprometerse con la sangrienta represión que sería necesaria para imponer una dictadura chavista. ¿Por qué habrían de hacerlo cuando varios de ellos pudieran ser legítimos aspirantes al poder en una Venezuela democrática? Y no sólo eso. ¿Por qué habrían de hacerlo cuando una dictadura chavista implicaría, tarde o temprano, una radical depuración de sus fuerzas armadas que, muy probablemente, significaría la eliminación física de muchos de sus cuadros? ¿Absurdo? Por favor. ¿Acaso su modelo no es Fidel Castro? Pues bien, éste, con un ejército prácticamente incondicional, que pudo crear desde su misma base, no vaciló en mandar a fusilar, entre otros, a Arnaldo Ochoa, un general enormemente popular y Héroe de la República de Cuba.

 

¿Qué no haría Chávez? En este sentido es conveniente destacar el increíble entusiasmo que manifiesta en relación con el difunto régimen soviético. Es curioso porque ningún ruso se atreve a hacerlo. Chávez acogió la reciente visita del presidente Medvedev con emocionados tributos a... ¡la patria de Lenin! ¿En qué mundo vive Chávez? ¿No sabe acaso que hay un libro, Lenin el Desconocido, de Richard Pipes, donde se reproducen decenas de sus cartas? En esas cartas, Lenin pide quemar ciudades enteras hasta sus cimientos y ""exterminar hasta el último de los cosacos si le prenden fuego al petróleo de Guriev"". En una famosa directiva a las autoridades comunistas en la provincia de Penza (11 de agosto de 1918), donde el campesinado se había rebelado contra la confiscación de las cosechas, Lenin ordenó: “1) Ahorquen (sin falta, públicamente, para que la gente pueda verlo) a no menos de cien conocidos kulaks ricos, chupadores de sangre. 2) Publiquen sus nombres. 3) Confisquen todo su grano. 4) Designen rehenes”.

 

Y eso es la punta del iceberg. Lenin ordenó matar a todos los sacerdotes que se resistieran a las confiscaciones de propiedades de la Iglesia. Dimitri Vogokonov, un alto oficial soviético devenido historiador, reportó haber visto un documento de Lenin pidiendo ser informado diariamente sobre la cantidad de sacerdotes ejecutados. No es extraño que cuando le pidieron a Molotov que hiciera una comparación entre Lenin y Stalin, Molotov afirmara, sin vacilar, que Lenin había sido ""el más duro"". ¡Y lo estaba comparando con Stalin, el mayor genocida del siglo XX!

 

¿Y ese es el personaje que despierta la conmovida admiración de Chávez? Tras el colapso de la Unión Soviética, la misma dictadura cubana ha tratado de alejarse públicamente lo más posible de ese modelo. Yo le recomendaría a mis amigos venezolanos traducir al español la introducción del libro de Pipes y distribuirla lo más ampliamente posible. No sólo hay que luchar contra Chávez, hay que luchar contra sus ideas.

 

Chávez está contra la pared. Pero el descenso de su popularidad está vinculado al desplome del precio del petróleo. Es por eso que Chávez quiere apresurar, a toda costa, la posibilidad legal de su reelección. Sabe que su permanencia en el poder se está haciendo cada vez más precaria. Pero el descenso del petróleo es un incidente temporal. Chávez nunca estará realmente derrotado mientras las ideas del antiamericanismo sigan siendo populares entre los venezolanos. Porque nadie es más antiamericano que Chávez. Y, en el fondo, el antiamericanismo no es sino un anticapitalismo escondido.

 

Los venezolanos tienen que ir a Cuba y ver lo que significa el leninismo en el poder. Tienen que ver cómo se ha transformado La Habana, que hace 50 años era una de las capitales más deslumbrantes del hemisferio, en una ciudad en ruinas. Compárenla con la Bogotá o la Lima de hoy. Para mí es triste, pero mucho más triste es que tanta gente se niegue a aprender de la terrible experiencia cubana.

 

___* Analista político y columnista de El Nuevo Herald.

© www.aipenet.com

• Venezuela • Socialismo


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
921,583 empleos formales perdidos en el primer semestre del año, ¿cómo evaluar esa cifra?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• Instituciones (I)
Ricardo Valenzuela
• ¿Trump y Amlo socios?
Arturo Damm
• Por algo se empieza (II)
Arturo Damm
• Por algo se empieza
Manuel Suárez Mier
• El clima social en EU
Víctor Hugo Becerra
• Sumisión no es diplomacia