JUEVES, 18 DE DICIEMBRE DE 2008
Competitividad y recesión

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“El liberalismo quiere ser el marco, pero nunca pretende ser la pintura.”
Alejandro Bongiovanni


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética

Ricardo Valenzuela
• La Llorona de Washington

Arturo Damm
• AMLO y el dinero


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“En México seguimos sin hacer las reformas que nos harían más competitivos. Los políticos presentan como grandes victorias las reformas que nos siguen colocando como uno de los países más cerrados del mundo en inversión energética; defienden además nuestras leyes laborales que castigan la eficiencia.”


Estados Unidos ya se encuentra en recesión y también lo están la Gran Bretaña, España, Suecia, Canadá e Italia. Muchos otros países del mundo están viviendo ya una contracción económica, pero sus aparatos estadísticos no han empezado todavía a medirla. Es cuestión de tiempo. Nos acercamos a lo que puede ser la primera recesión global desde la Gran Depresión de los años treinta.

 

México no puede escapar a un fenómeno de esta naturaleza. De nada nos sirve argumentar que nosotros sí hemos hecho la tarea, que tenemos una banca más sólida, que contamos con finanzas públicas más sanas, que podemos aplicar una política contracíclica de gasto público. El hecho es que una economía como la nuestra difícilmente puede escapar a una recesión tan generalizada como ésta.

 

Las cifras empiezan a acumularse de manera inmisericorde. Si bien todavía tenemos un saldo positivo en creación de empleos en el 2008, sabemos que en la segunda quincena de diciembre y en enero habrá una pérdida enorme. De momento nos ha salvado la contratación de personal temporal de ventas para la temporada navideña. La producción industrial, mientras tanto, ya se está contrayendo, como lo están haciendo las ventas en la mayor parte de los campos de actividad.

 

Ahora bien, no todos los países del mundo van a entrar en una recesión. En China habrá una reducción en el ritmo de expansión, pero apenas de un 11 a un 9 u 8 por ciento anual. Qué no daríamos nosotros por estar creciendo a ese ritmo.

 

Es verdad que China está empezando de una base mucho más baja que la nuestra. Si bien México es un país pobre, sobre todo si nos comparamos con Estados Unidos o con los demás países desarrollados, nuestro producto interno bruto es de 9,000 dólares al año, mientras que el chino alcanza apenas los 1,500 dólares. Esto le da más espacio para crecer a la economía china.

 

Pero quienquiera que ha visitado Shanghai o las grandes ciudades industriales del sur de China sabe que hay otros factores en el hecho de que el país asiático siga creciendo. China está haciendo enormes esfuerzos por mejorar su competitividad. La tasa de ahorro en China es muy superior a la nuestra a pesar del menor nivel de ingreso de la población. Las inversiones en infraestructura son enormes. A pesar de que China es un país comunista, las autoridades de ese país ponen menos restricciones a la inversión de las que nosotros ponemos en México. En China, para empezar, no hay prohibiciones a la inversión privada en petróleo o electricidad como las que tenemos en México.

 

La última vez que la economía de Estados Unidos tuvo un tropezón fue en 2001-2002. Nuestro vecino del norte tuvo entonces un par de trimestres de contracción combinados con otros dos trimestres de crecimiento muy modesto. Como consecuencia la economía mexicana sufrió tres años de estancamiento. Pero el avance chino nunca se detuvo. Por el contrario, China logró en ese tiempo una penetración mayor en el mercado estadounidense mientras que nosotros perdíamos competitividad.

 

Lo mismo ocurrirá ahora. En México seguimos sin hacer las reformas que nos harían más competitivos. Los políticos presentan como grandes victorias las reformas que nos siguen colocando como uno de los países más cerrados del mundo en inversión energética; defienden además nuestras leyes laborales que castigan la eficiencia.

 

La verdad, sin embargo, es que de esta recesión saldrán fortalecidos los países que más aumenten su competitividad y perderán terreno los que no la impulsen o que, incluso, la retrasen. Y todo parece indicar que China seguirá estando en el primer grupo y nosotros en el segundo.

• Problemas económicos de México • Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus