LUNES, 29 DE DICIEMBRE DE 2008
De la causa de la crisis (I)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La causa primera de la crisis fue la política monetaria expansionista que practicó la Reserva Federal a partir de 2001, siendo una política monetaria expansionista aquella por la que la autoridad monetaria emite dinero de la nada, "out of thin air".”


Millones de agentes económicos, desde productores hasta consumidores, desde acreedores hasta deudores, desde empresarios hasta trabajadores, enfrentan una difícil situación económica, cuyo rasgo principal es una caída en la actividad económica, desde el consumo hasta la producción, con todas las repercusiones que ello tiene en el resto de las actividades económicas.

 

Millones de agentes económicos, prácticamente en el mundo entero, enfrentan una difícil situación económica, que algunos analistas comparan con lo que fue la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado, comparación que resulta exagerada, exageración que, sin embargo, no le resta gravedad al problema actual, cuyas causas se han identificado con la mala y/o escasa regulación de la actividad financiera; con la avaricia de los especuladores; con la imprudencia de los banqueros; con la falta de cultura financiera de los deudores; con los ciclos de la economía, sobre todo de la capitalista, todo lo cual, en el mejor de los casos, actuó como causa segunda de la crisis, pero sin haber sido la causa primera, sin la cual, por definición, ninguna causa segunda puede actuar.

 

Lo anterior quiere decir que ni la mala y/o escasa regulación de la actividad financiera, ni la avaricia de los especuladores, ni la imprudencia de los banqueros, ni la falta de cultura financiera de los deudores, ni los ciclos de la economía, pueden por sí mismos ocasionar un problema económico de la magnitud (mundial) y gravedad (contracción y recesión) del actual. Para conseguirlo se requiere de las políticas económicas del gobierno, en este caso de la política monetaria de los bancos centrales, instituciones que se han convertido en la principal amenaza para la estabilidad económica.

 

Resulta increíble que, a estas alturas del partido, primera década del siglo XXI, esté pasando lo que está sucediendo, y lo digo porque, para no retroceder mucho en el tiempo, ya desde mediados del siglo XIX existe literatura que explica lo que sucede cuando un banco central hace lo que hizo la Reserva Federal, el banco central estadounidense, a partir del 2001: emitir dinero de la nada, out of thin air, con el fin de promover el crecimiento de la producción, la creación de empleos y la generación de ingreso, todo lo cual es deseable por sí mismo. No cuestiono el qué – incentivar la actividad económica -, sino el cómo – emitiendo dinero de la nada -.

 

Ya en el siglo XX podemos mencionar The Theory of Money and Credit, de 1912, de Ludwig von Mises; o Monetary Theory and the Trade Cycle, de 1929, de Friedrich August von Hayek; o The Mystery of Banking, de 1983, de Murray N. Rothbard, textos escritos en la tradición de la Escuela Austriaca de Economía, la que mejor ha explicado la causa del ciclo económico: auge (crecimiento cada vez mayor), contracción (crecimiento cada vez menor, hasta convertirse en crecimiento negativo), recesión (decrecimiento cada vez mayor), y recuperación (decrecimiento cada vez menor, hasta convertirse en crecimiento), antesala del nuevo auge, todo ello debido a la política monetaria, sin la cual el ciclo, entendido como el paso de toda la economía (no de ciertas actividades económicas) del auge a la contracción, de la contracción a la recesión, de la recesión a la recuperación, y de la recuperación nuevamente al auge, resulta imposible, auge que, producto de la política monetaria expansionista, es artificial y, por lo tanto, insostenible.

 

Lo primero que debe quedar claro es que la causa primera de la crisis fue la política monetaria expansionista que practicó la Reserva Federal a partir de 2001, siendo una política monetaria expansionista aquella por la que la autoridad monetaria emite dinero de la nada, out of thin air.

 

Continuará.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus