MIÉRCOLES, 7 DE ENERO DE 2009
Los “pobrecitos” pescadores

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“¿Por qué nadie protestó cuando les vendían el diesel 60% más barato que en los mercados internacionales?”


En agosto de 2008, hace sólo cinco meses, el precio del litro de diesel en México para los pescadores era de 4.37 pesos con subsidio incluido, mientras que el precio del litro de diesel marino en los mercados internacionales (el que tenían que pagar los competidores de los pescadores mexicanos subsidiados) era de más de 11 pesos. Es decir: Para la esforzada industria pesquera mexicana el precio de un insumo crucial para su tarea era 60% menor que el vigente en los mercados internacionales.

 

En la lógica proteccionista este formidable subsidio debería haber hecho de la industria pesquera mexicana un gran jugador en la competencia mundial. ¿Fue así? No. En la lógica proteccionista este formidable subsidio debería haberse traducido en una oferta abundante de productos pesqueros en el mercado local caracterizada por precios mucho más bajos para los consumidores mexicanos que para los consumidores de otros países, ¿fue así? Desde luego que no. Sin embargo nadie, en los medios de comunicación o en la arena política, puso el grito en el cielo porque un puñado de productores se estaba beneficiando de un subsidio proporcionalmente gigantesco, que ni se estaba traduciendo en empresas más competitivas, ni en precios más bajos para el consumidor, ni en una mayor oferta. Algunos cuantos estaban recibiendo una renta formidable a través del subsidio. Nada más, nada novedoso en este país.

 

En México el monopolio energético sirve, entre otras cosas, para recaudar recursos fiscales que sirven a su vez, “para atender las ingentes necesidades de los mexicanos que menos tienen” y tararí y tarará.

 

Hoy, la industria pesquera mexicana –un sector “productivo” cuidadosamente corporativizado y protegido por décadas- anuncia un paro para demandar que baje el precio del diesel marino; en buen español: Para exigir que se incremente el subsidio. El amago tiene el sugestivo nombre de “Cero pesca en 2009”.

 

El precio actual del litro de diesel marino en México es de 7.33 pesos el litro. Aun con el desplome de los precios del petróleo en el mundo, ese precio “administrado” sigue siendo más bajo que el precio libre del diesel en la costa oeste de Estados Unidos que es de alrededor de 8.29 pesos el litro (2.275 dólares el galón). ¿Pobrecitos pescadores mexicanos?

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus