JUEVES, 15 DE ENERO DE 2009
La crisis cambia nuestra conducta, ¿y nuestros valores?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Los datos de las ventas al menudeo en Estados Unidos durante diciembre pasado muestran una caída brutal de la demanda, pero no podemos saber si la crisis nos ha hecho mejores o peores.”


Una crisis económica como la que vive el mundo, ¿nos hace mejores o peores como seres humanos?, ¿la recesión nos vuelve más mezquinos o más generosos?, ¿más antipáticos o más comprensivos hacia el prójimo?, ¿más ávidos de placer desenfrenado o más dispuestos a la mesura?

 

No parece que haya una respuesta clara y universal para estas preguntas. De lo que no cabe duda es de que la crisis modifica nuestra conducta, pero no sabemos si tiene efectos decisivos en el terreno de nuestras convicciones y de nuestros valores. Ese terreno pertenece a lo más íntimo, con crisis o sin ella.

 

Las fiestas navideñas de 2008, a la vista de las cifras de las ventas al menudeo en los Estados Unidos, han sido las menos dispendiosas en décadas.

 

Va una cascada de datos que, a primera vista, son deprimentes:

 

-          Caída mensual de las ventas al menudeo en Estados Unidos (diciembre contra noviembre): 2.7 por ciento.

-          Desplome anual de las ventas al menudeo en Estados Unidos (diciembre contra diciembre): 9.8 por ciento.

-          Descenso de las ventas en las lujosas tiendas Neiman Marcus en Estados Unidos durante diciembre: 31.2 por ciento.

-          Caída de las ventas durante diciembre en las tiendas clase media de Target en Estados Unidos: 4 por ciento.

-          Crecimiento, muy bajo para los estándares, de las ventas en las tiendas de los precios bajos por antonomasia, Wal Mart, mismas tiendas, durante diciembre: sólo 1.7 por ciento.

-          Descenso de las ventas durante noviembre y diciembre en los establecimientos de Tiffany & Co, la segunda joyería más grande del mundo: 21 por ciento respecto de la misma temporada de 2007.

 

Correcto. Menos mujeres estrenaron collares de perlas. Menos hombres estrenaron trajes de corte impecable. Menos familias estrenaron auto. Se vendieron tal vez un poco más juguetes chinos baratos, pero hubo muchas menos familias que cenaran opíparamente o recibieran el año nuevo derrochando lujos.

 

Más allá de la cascada de cifras, ¿fuimos un poquito más felices o menos tristes en diciembre?, ¿somos mejores o peores? Cada cual, en lo más secreto, debe saber la respuesta que le corresponde.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus