JUEVES, 15 DE ENERO DE 2009
La guerra perdida contra el negocio maldito

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Raúl Benoit







“Muchos de los que apoyan la guerra contra las drogas realmente no les interesa acabar con el narcotráfico porque al prolongarse la guerra se benefician enriqueciéndose.”


Cuando mataron a mi colega Alejandro Jaramillo, en 1997, comprobé una vez más la crueldad de los narcotraficantes. A él lo descuartizaron con una motosierra, esparciendo su cabeza y extremidades por toda la ciudad de Pasto, en el sur de Colombia.

 

Jaramillo había presidido la Asociación Colombiana de Periodistas, sufrió dos atentados y vivió amenazado. Como él, en los años que he sido corresponsal de noticias he visto morir a centenares de conocidos, desde amigos de colegio y compañeros del medio, hasta candidatos presidenciales, dirigentes políticos, jueces, policías y militares.

 

Lo irónico es que en muchos de estos crímenes están implicadas autoridades corruptas, como apoyo a los pistoleros de la mafia.

 

¿Quiénes son responsables de que el narcotráfico no se acabe? Además de esas autoridades deshonestas, los gobernantes y funcionarios que reciben grandes presupuestos para combatirlo y los desvían engordando cuentas ocultas en el exterior.

 

Pero no sólo son culpables estos que esconden, tras el poder, su codicia, sino los que se  usufructúan del crimen generado por el narcotráfico, desde vendedores de armas, mercenarios, ejércitos y policías.

 

Y también son responsables los corredores de bolsa, inmobiliarios y banqueros estadounidenses, que siguen recibiendo el dinero de las mafias sin preguntar el origen. Por lo menos el 70 por ciento de las ventas de drogas se quedan en el sistema financiero de Estados Unidos.

 

A esos inescrupulosos no les interesa acabar con el narcotráfico porque al prolongarse la guerra se benefician enriqueciéndose. Por eso cuando algunos proponemos legalizar la droga, para reducir el crimen que rodea ese negocio ilícito, nos acusan de ser ‘amigos’ de los traficantes.

 

Lo paradójico es que olvidan que todo el que se involucra en el negocio maldito, de una u otra manera termina mal: sembradores, procesadores, transportadores, comercializadores, consumidores, los que reciben plata para quedarse callados y hasta quienes combaten a los carteles honestamente.

 

Al ver que los gobernantes y autoridades no hacen nada real y por eso la guerra se perdió desde el comienzo, los ciudadanos y padres de familia tenemos que luchar en forma individual, con un plan común: cortarle a los mafiosos el origen del ingreso primario, el consumidor. Esta guerra, que tampoco es fácil, la debemos librar de frente.

 

Un especialista de la agencia antidrogas de Estados Unidos –DEA- me dijo que los síntomas de un joven toxicómano, aparte de notarse en su rostro, como muchos sabemos, tienen otros indicios que los padres no vinculamos con estupefacientes y por eso descartamos que nuestros hijos pueden estar cayendo en la adicción: bajas calificaciones; actitud agresiva; distanciamiento de la familia y cambios en el apetito. Hambre con marihuana y desgana con cocaína.

 

Algunas jovencitas están usando la cocaína para adelgazar. Sin saber del riesgo que corren, se vuelven adictas.

 

En caso de que sus hijos sean capturados in fraganti con droga y pasen una noche en la cárcel, no es la mejor lección. Tampoco confíen en las promesas de que no lo volverán a hacer. Hay que seguir vigilándolos. No darles dinero. Conocer a los amigos; hablar con ellos; controlar la asistencia al colegio y las calificaciones, y castigar cuando sea necesario.

 

Con este asunto de las drogas, nunca se termina de hacer un buen trabajo. Siempre hay que esforzarse por hacerlo mejor.

 

La indiferencia social y familiar es, en parte, responsable por la muerte de personas como mi colega Jaramillo y por los más de 5.630 asesinatos que, sólo en México en el año 2008, dejó la violencia del narcotráfico.

 

Los corruptos, que se hacen los de la vista gorda frente a este problema o sólo combaten el flagelo de dientes para afuera, deberían temer porque sus hijos, nietos o sobrinos, podrían estar consumiendo droga en este momento.

 

Tampoco pueden olvidar que los narcotraficantes no perdonan y quienes reciben dinero sucio tendrán que cumplir encubriéndolos o yendo al cementerio.

 

 ___* Corresponsal internacional de Univisión.

© www.aipenet.com

• Drogas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus