JUEVES, 29 DE ENERO DE 2009
Democracia simulada y grupos de presión

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Dos grandes imposturas nos lastiman: La sustitución de los ciudadanos por grupos de presión y la falsificación de la opinión pública.”


Con un costo fiscal de aproximadamente 9,600 millones de pesos el gobierno federal ha decidido atemperar los ajustes al precio del diesel. Responde, de esa forma, a las presiones que han ejercido grupos de interés minoritarios, agrupados políticamente, como pescadores y transportistas. Las presiones han sido alimentadas por opinantes de oficio que, en este como en otros casos, han recurrido a la difusión de ambigüedades y mentiras, ocultando el contexto que permitiría evaluar la pertinencia o no de la medida.

 

Sin empacho han publicado que el precio del diesel en México es más elevado que en Estados Unidos. Eso es totalmente falso. Han omitido también, estos opinantes proclives a manipular la opinión del público, que a dicho precio hay que restarle, por lo menos en el caso del llamado diesel marino, dos pesos de subsidio directo, por litro, que reciben los pescadores.

 

El problema de fondo radica en que no se permite que sean las fuerzas de la oferta y la demanda las que establezcan en México los precios de los energéticos; a su vez, este problema deriva del monopolio gubernamental en materia de energía y del uso fiscal de las rentas que produce el monopolio energético. Esto sólo comprueba, una vez más, la urgente necesidad de realizar reformas de fondo; en este caso, una reforma fiscal integral y una reforma energética que establezca una auténtica competencia.

 

Además, el caso del precio del diesel nos ha puesto a la vista dos de las grandes imposturas que hacen precaria nuestra democracia: 1. La sustitución  del concepto de ciudadanía por un perverso juego de chantajes de grupos de presión organizados políticamente para extraer rentas indebidas, y 2. La impostura que ejercen ciertos opinantes que actúan como voceros de dichos grupos de presión y degradan el papel del periodismo en una sociedad libre.

 

En respuesta ingrata a la diligencia con la que el gobierno cedió a las presiones, uno de tales opinantes, viejo en tal oficio, confeccionó una enrevesada analogía evangélica, tratando de mostrar que el presidente de la República no ha sido, en este asunto, tan “católico” como se ha dicho porque no les dio a sus “hijos” todo lo que pedían.

 

A veces, en la vejez, los defectos de toda la vida pierden cualquier asomo de pudor. ¡Qué pena!

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus