MIÉRCOLES, 11 DE FEBRERO DE 2009
Un peso sin peso

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Roberto Salinas







“La moneda, en teoría, es un reflejo del clima de inversión de un país. Por ende, la fuerte devaluación del peso frente al dólar en los últimos seis meses debería reflejar, al estilo de un fiel espejo monetario, un deterioro en el entorno económico.”


La moneda, en teoría, es un reflejo del clima de inversión de un país. Por ende, la fuerte devaluación del peso frente al dólar en los últimos seis meses debería reflejar, al estilo de un fiel espejo monetario, un deterioro en el entorno económico.

 

En buena parte, esto ha sido al revés—fieles a nuestra tradición, las pérdidas del peso están ocasionando serios problemas en las empresas, los trabajadores, y el clima de negocios. Otra vez estamos pagando las facturas de la incertidumbre.

 

Además de la incertidumbre, hay confusión. Por un lado, la pregunta persiste, ¿porqué una caída tan aprupta en la paridad? Una tesis dice que es más un proceso de revaluación del dólar, derivado de una demanda de efectivo para liquidar deudas—o sea, un caso de contagio financiero. Otros critican la baja de tasas de interés como un factor detrás de la depreciación cambiaria. Pero las dudas persisten…

 

Para darle surrealismo a la confusión, hay también los nacionalistas cambiarios que alegan que el peso…está…ni más ni menos…que…!sobrevaluado! ¡Y que para bien de la sustitución de importaciones y el estímulo del aparato productivo, debemos darle oportunidad a a la paridad a que caiga más! Es una vergüenza intelectual que se usen argumentos cepalistas de los 50s para justificar un fenómeno económico que tanto daño le ha hecho a los consumidores mexicanos en las últimas tres décadas.

 

Por cierto, el índice Big Mac del semanario The Economist, según su simpática receta del poder adquisitvo de la paridad, arroja una “subvaluación” de más del 40% en los niveles actuales. O sea, debería estar alrededor de los nueve pesos.

 

En realidad, no se puede pre-determinar el nivel de la paridad en un sistema de libre flotación. O la paridad se mueve para arriba, o para abajo. Ello obedece a miles de millones de decisiones sobre el movimiento de capitales, que sólo una mente divina puede conocer. Así, además de vergonzoso (por pedir una devaluación mayor a la que se ha dado) es vanidoso decir que, digamos, el peso debería cotizar en los 19 pesos por cada dólar.

 

Por ello, también, es fuente de confusión que la comisión de cambios diga, y lo diga orgullosamente, que las intervenciones recientes tienen como objetivo estabilizar la paridad. Unos empresarios dicen, que sin estas intervenciones, nos hubiéramos ido a 20 pesos (para la gran alegría de los devaluacionistas sin razón). El mercado de libre flotación implica que el mercado fija el precio—y que este no está pre-determinado por algún conocimiento iluminado.

 

Vaya, hasta parecería que, otra vez, andamos en la defensa del peso: dejamos caer las tasas de interés, pero intervenimos en el mercado cambiario para “estabilizar” (¿predeterminar?) la paridad. No entendemos…

 

• Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus