Jaque Mate
Feb 11, 2009
Sergio Sarmiento

Conductas atípicas

Ahora resulta que la autoridad puede sancionar a una persona o a una empresa por tener "conductas atípicas"

Ahora resulta que la autoridad puede sancionar a una persona o a una empresa por tener "conductas atípicas". Esto es lo que pretende el Instituto Federal Electoral, el IFE, al querer castigar a las televisoras por haberse atrevido a juntar los anuncios políticos en bloques, presentarlos con un deslinde inicial y colocarlos dentro de la transmisión de competencias deportivas y otros programas populares.

 

Cuidado porque de mantenerse esta pretensión del IFE cualquier mexicano podría ser castigado por tener conductas atípicas. Habría una obligación de mantener un determinado comportamiento, aun cuando al cambiarlo no se violara ninguna ley. Tendríamos así un nuevo delito en nuestro país: la conducta atípica.

 

El pleito por supuesto es más profundo de lo que parece. La clase política mexicana, cuya imagen se encuentra severamente deteriorada, quiere lavarse la cara y para ello desea manipular a los medios de comunicación. Como los medios no han querido servir para ese propósito, que parece de cualquier manera imposible de conseguir, han expropiado tiempos de radio y televisión para someter a los mexicanos a la mayor campaña de adoctrinamiento de la historia.

 

Si en el 2006 los mexicanos fuimos sometidos a más de 700 mil spots políticos, los cuales nos parecieron ya exagerados, en este 2009 tendremos que aguantar 23.4 millones de spots del IFE y de los partidos. Lo peor de todo es que la ley que está permitiendo esta avalancha de spots fue promulgada bajo el engaño de que le ponía fin a la "espotización" de la política mexicana.

 

Los políticos no han querido utilizar solamente los medios de comunicación del Estado para llevar a cabo su labor de adoctrinamiento. Saben que éstos, por la incapacidad de sus directivos o por estar controlados por grupos de intelectuales que no se preocupan por los gustos del público, no les darán el alcance que quieren. Tampoco quieren programas propios, porque saben que la gente no los sintonizaría. Han diseñado así un sistema de spots para meterse en los espacios de comercialización y evitar que el público pueda optar por cambiar de canal o apagar los aparatos receptores.

 

Ésa es la batalla de fondo que estamos presenciando en estos momentos. Los políticos quieren montarse sobre el rating construido por las empresas de comunicación para llevar al gran público mensajes que éste no quiere escuchar.

 

Para llevar a cabo esta batalla, el IFE está dispuesto a ir más allá de lo que ordena la ley, ya de por sí restrictiva, aprobada por el Congreso de la Unión. Si bien la legislación vigente no ordena cómo se deben colocar los spots, siempre y cuando éstos se emitan durante tres minutos cada hora a lo largo de 18 horas de programación, el IFE ha determinado que las televisoras han incurrido en "conductas atípicas".

 

Si el IFE se sale con la suya, sin embargo, los mexicanos estaremos perdiendo otra porción de las libertades que ya los políticos nos han venido arrebatando. En el momento en que una autoridad tenga derecho a sancionarnos a los gobernados por incurrir en "conductas atípicas" le estaremos dando el derecho de meterse en cualquier aspecto de nuestro comportamiento y de castigarnos por ser diferentes de los demás o incluso por cambiar de hábitos.

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...