MARTES, 31 DE MARZO DE 2009
Consecuencias del mal uso de medicinas

¿Se debe utilizar una parte de las reservas del Banco de México para financiar la reconstrucción?
No
No sé



“Existe una tiranía en el vientre de cada utopía.”
Bertrand de Jouvenel

Henry Miller









“La campaña para combatir la resistencia de los antibióticos requiere determinación por parte de los médicos y paciencia por parte de los pacientes.”


Todos hemos sufrido de malestar por la gripe. A menudo terminamos yendo al médico, buscando alivio y pidiéndole nos recete algún antibiótico. Lamentablemente, muchos médicos prescriben antibióticos cuando lo más probable es que no resulten efectivos. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CCPE), tres cuartas partes de las recetas de antibióticos se emiten para combatir síntomas de infecciones de la nariz y garganta, tos y dolor de oído que suelen ser causados por algún virus y no por bacterias. Por lo tanto, los antibióticos no son efectivos. Además, inclusive cuando son causadas por bacterias, esas infecciones desaparecen sin necesidad de antibióticos.

 

Los antibióticos aplican una presión selectiva a las bacterias, eliminando organismos sensibles, pero permitiendo que mutantes resistentes sobrevivan, razón por la cual su uso excesivo fomenta la proliferación de bacterias resistentes a los antibióticos.

 

Durante la última década, casi todas las variedades de bacterias patógenas responden menos al tratamiento con antibióticos. Eso es peligroso porque, cuando los antibióticos no funcionan, la consecuencia es una enfermedad más larga, más visitas al médico o largas hospitalizaciones, a la vez que medicamentos más costosos y más tóxicos. La resistencia a antibióticos de algunas de estas afecciones puede tener graves consecuencias, como la falla de órganos e inclusive la muerte.

 

Los enfermos no son las únicas víctimas del uso excesivo de antibióticos. Familias y comunidades enteras sienten el impacto cuando bacterias que causan enfermedades se vuelven resistentes a los antibióticos. Esos gérmenes invulnerables se propagan a parientes, compañeros de colegio y de trabajo, amenazando a la comunidad con nuevas cepas más difíciles de combatir y más costosas de tratar.

 

Las infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos, contraídas por pacientes en los hospitales, son un grave problema. Anualmente, casi dos millones de pacientes contraen infecciones en hospitales de Estados Unidos. Representan alrededor del 4,5% de quienes ingresan a hospitales y 100.000 de ellos mueren, según la CCPE. Esa tasa de mortalidad es alarmantemente alta, no debido a que los pacientes sufrían enfermedades graves, sino que los gérmenes de los hospitales son cada día más resistentes a las medicinas y hay que recurrir a otras más complicadas o más tóxicas.

 

Los antibióticos suelen causar otros problemas. Según un estudio publicado el año pasado, los efectos secundarios de antibióticos provocan que unas 142.000 personas acudan anualmente a las emergencias de los hospitales en Estados Unidos. La mitad de ellas fue por reacciones a la penicilina y la otra mitad por reacciones a una gran variedad de antibióticos utilizados para combatir infecciones bacteriales.

 

Debido a que los antibióticos pueden ser adquiridos solamente con receta médica, su consumo depende de decisiones de los médicos. Felizmente, hoy los médicos cuentan con el nuevo examen llamado panel respiratorio xTAG, que los ayuda a determinar la causa de los resfriados.

 

Los médicos deben negarse más frecuentemente a prescribir antibióticos para tratar enfermedades causadas por algún virus, aunque a sus pacientes les parezca raro que su doctor les recomiende ingerir mucho líquido y medicamentos que no requieren recetas, como antihistamínicos y atomizadores nasales.

 

La campaña para combatir la resistencia de los antibióticos requiere determinación por parte de los médicos y paciencia por parte de los pacientes.

 

___*Médico y biólogo investigador de Hoover Institution, Universidad de Stanford.

© www.aipenet.com


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus