De capital importancia
Abr 30, 2009
Roberto Salinas

Vivir con incertidumbre

El futuro es impredecible, lleno de oportunidades, pero también de riesgos.

Este año, la economía mexicana ha vivido uno de los episodios más dramáticos de choques externos negativos que la memoria pueda arrojar—sangre en las calles, temor entre los ciudadanos, una profunda recesión global, una imagen muy mala en el plano internacional (producto de una campaña caprichosa y mal informada), y ahora, un brote de influenza porcina.

 

No sorprende que también haya temblado. El futuro es impredecible, lleno de oportunidades, pero también de riesgos.

 

Ni el más sabio gobierno del universo puede adelantarse a lo que se dará, o no dará, en el futuro. Por ello, el diseño de la política económica moderna debe partir de la incertidumbre: normas y estrategias que nos permitan adaptarnos a todos los cambios, esperados e inesperados, que nos traiga el futuro; y no, como pretende la vanidad heroica del ingeniero social, normas que pretendan controlar y congelar los diversos aspectos que pueda traer el futuro.

 

Alan Greenspan es ahora visto como villano favorito de la crisis mundial; y no hay duda que su actitud laxa en el manejo de la política monetaria fue responsable de una parte de la crisis. Pero el señor Greenspan dejó un legado importante en decir, y reconocer, la importancia fundamental de la incertidumbre en la vida económica. Él decía, de hecho, que a pesar de los avances intelectuales en los modelos económicos, y en las correlaciones estadísticas, éstos sólo sirven para capturar una parte totalmente minúscula de una complejísima red de acciones cotidianas.

 

Por lo tanto, la formación de acciones públicas, de política económica, depende mucho menos del algoritmo de moda, o de un modelo preconcebido, que de la actitud humilde de saber manejar riesgos, de dinamismo constante.

 

Esta estrategia de “risk-management” implica conocimiento técnico del entorno económico, así como el manejo cauteloso de la psicología de los mercados—algo, por cierto, que mostró en forma muy eficiente nuestra propia autoridad financiera, con el manejo de expectativas alrededor del “acceso” a una línea de crédito contingente del Fondo Monetario Internacional. Como bien nos recordó un colega, hay que saber leer entre líneas.

 

Para un economista, debemos suponer totalmente falsa la premisa de que las cosas no cambian. Y ello implica una postura permanente de cautela—en los malos ratos, pero de igual forma en los buenos. Debemos, como también decía Greenspan, observar las variables monetarias… pero también las variables de todo lo demás.

 

Una lección importante para nosotros: si hay incertidumbre, es preferible estar lo mejor preparado para afrontar las contingencias del futuro—otra razón más para insistir en reformas estructurales que nos den mayor flexibilidad.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza
Arturo Damm
• Visión panorámica
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?