El Econoclasta
Jul 14, 2009
Isaac Katz

El PRI y la economía

Será el PRI quién decida la agenda legislativa en materia económica, particularmente en materia fiscal, pero también en otros rubros dentro del ámbito general de los cambios estructurales que se requieren para hacer a la economía mexicana más flexible y sólida y, al respecto, las cosas no pintan bien.

La contundente victoria del PRI en las recientes elecciones legislativas federales junto con las curules obtenidas por el Partido Verde les dan a esta coalición la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. Esto significa que el Poder Ejecutivo prácticamente perderá el control de la política económica, la cual será en gran medida decidida por los intereses del PRI con miras a las elecciones presidenciales. Será el PRI, con una visión de política económica intervencionista bajo el espíritu del artículo 25 Constitucional que establece “la rectoría del Estado en materia económica”, quién decida qué medidas de política económica habrán de instrumentarse; será el PRI quién decida la agenda legislativa en materia económica, particularmente en materia fiscal, pero también en otros rubros dentro del ámbito general de los cambios estructurales que se requieren para hacer a la economía mexicana más flexible y sólida y, al respecto, las cosas no pintan bien.

 

Primero, tener la mayoría de la Cámara de Diputados, junto con el papel que el PRI ha jugado en el Senado de la República, en donde liderados por el Senador Beltrones han sido quienes en realidad han decidido la agenda legislativa de los últimos tres años, le permitirá a este partido decidir cómo se diseñará la política fiscal para los próximos tres años. Es claro que el PRI querrá incrementar el gasto público en todos los niveles de gobierno, pero  particularmente el que se ejerce al nivel de los estados y municipios. El problema es que las finanzas públicas son estructuralmente débiles, con una recaudación tributaria no petrolera que no llega al 11% del PIB y con los ingresos petroleros en franco declive ante la caída de la plataforma de producción y exportación de este bien. Y he aquí el problema.

 

Si quieren que aumente el gasto gubernamental sin incurrir en mayores presiones deficitarias que desplacen al sector privado del mercado financiero, tendrán que aprobar una reforma tributaria que aumente los ingresos. Sin embargo, el PRI ya señaló que se oponen a la homologación del IVA e inclusive amenaza con derogar el IETU. Quedaría solo, entonces, aumentar la tasa marginal del ISR a las personas físicas, lo cual  sería un muy grave error ya que destruiría la principal fuente de ahorro en este país e incentivaría la elusión y evasión fiscal. En consecuencia, a los priistas les debe quedar claro que, o se van por una reforma tributaria integral que incluya la homologación del IVA, o no podrían sostener un gasto público mayor al actual.

 

El segundo punto es el relacionado con las reformas estructurales. El PRI llegó a las elecciones con una plataforma económica que privilegia al gobierno por sobre la libertad individual. En consecuencia, se opondrán a cualquier reforma que elimine las rentas de sus grupos de apoyo. Así, es previsible que se nieguen a aprobar una reforma laboral, como también se opondrán a las reformas en materia de energía, de telecomunicaciones que abra el sector de telefonía fija a empresas extranjeras, a la educativa que obligue a la rendición de cuentas, al fortalecimiento de la política antimonopólica, etcétera. Y, nuevamente, se sacrificará el bienestar de los mexicanos en aras del poder político.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Futuro sombrío
Arturo Damm
• Empobrecimiento
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio