MIÉRCOLES, 7 DE OCTUBRE DE 2009
The Economist en México

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Roberto Salinas







“Este texto es un resumen del mensaje brindado en la sesión inaugural, ante el Presidente Felipe Calderón, en el marco de The Economist Mexico Summit.”


Después de la tormenta, ¿qué debemos hacer para retomar una agenda de alto crecimiento? Este es el gran tema en este gran foro de ideas. En este año, México ha vivido el equivalente económico de una tormenta perfecta—y con ello, uno de episodios más desafiantes en materia de política económica que nuestro país ha presenciado en su época moderna.

 

Toda crisis conlleva una ventana de oportunidad. De hecho, una gran lección de la crisis mundial es la importancia de la incertidumbre en la vida económica. Esto significa, para nuestros liderazgos nacionales, que hoy más que nunca debemos estar pensando en cómo retomar la agenda de crecimiento hacia el futuro. Vaya, tal como lo anuncia la propia edición de The Economist de esta semana, los grandes retos para los actores de la política económica implican una constante reinvención de esquemas, de ideas: ¿cómo podremos incentivar la demanda sin lesionar las finanzas públicas? O ¿evitar más desempleo sin obstaculizar los beneficios de la innovación y la destrucción creativa? O, ya en el plano global, ¿cómo podemos agilizar el comercio sin caer en las falacias del nuevo proteccionismo?

 

Por ello, insistimos que la polémica sobre el crecimiento no es, o no debe ser, un tema que defina posiciones de derecha, de izquierda, un partidismo o una ideología. Se trata de sentido común: para elevar el nivel de vida de los ciudadanos, debemos generar mejores oportunidades de empleo, mayor salario real, en un marco de leyes sencillas para nuestro mundo complicado. El sentido de urgencia sigue siendo el mismo: crecer en forma acelerada, consolidando la transformación de una economía con beneficios concentrados en productores conectados a una red clientelar, a una economía con beneficios generalizados entre una amplia comunidad de consumidores soberanos.

 

La tormenta ya pasó—pero ahora nuestra tarea implica la humildad de manejar riesgos, de no pretender congelar el dinamismo del futuro con alguna solución fácil, y respetar la sabiduría de la vida cotidiana, de la economía como acción humana.

 

La meta más importante de las mesas redondas de The Economist es cultivar el espíritu que anuncia su misión, articulada desde su origen hace 166 años: hacemos esto para participar en un severo concurso entre la inteligencia, que nos lleva hacia adelante, y la ignorancia tímida, que obstaculiza nuestro progreso.

 

• Problemas económicos de México • 2 de octubre

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus