MARTES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2009
Promoviendo la prosperidad en América Latina

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Roger Bate









“¿Cómo pueden los líderes latinoamericanos promover la prosperidad? ¿Adoptando el populismo de Bolivia, Ecuador y Venezuela o más bien el avance de la globalización, como en Uruguay, Brasil y Chile?”


(AIPE)- ¿Cómo pueden los líderes latinoamericanos promover la prosperidad? ¿Adoptando el populismo de Bolivia, Ecuador y Venezuela o más bien el avance de la globalización, como en Uruguay, Brasil y Chile?

 

El Índice de Prosperidad que acaba de publicar el Legatum Institute ayuda a contestar esa pregunta. Legatum es un grupo independiente de investigadores basado en Londres y su índice evalúa el rendimiento de 104 países que representan 90 por ciento de la población mundial. Legatum mide los impulsores de crecimiento, como por ejemplo cuánto tiempo toma establecer una empresa, el respeto de los contratos, al igual que importantes indicadores sociales como salud y seguridad de la ciudadanía. De esa manera ofrece una visión del conjunto que compone a cada nación.

 

Finlandia está en el primer puesto, seguido por Suiza y otros países europeos pequeños. Estados Unidos está en el puesto 9, siendo la nación grande más próspera; Gran Bretaña en el puesto 12, Alemania 14, Japón 16 y España 18.

 

A las naciones populistas latinoamericanas les va muy mal: Venezuela está en el puesto 74, Bolivia 73 y Ecuador 71. Eso no sorprende. Por ejemplo, el presidente ecuatoriano Rafael Correa firma acuerdos bilaterales con la Venezuela de Chávez, pero le da la espalda a negociaciones comerciales con EEUU. Es más, su gobierno ignora la contaminación ambiental que produce la empresa PetroEcuador, en contra de las recomendaciones de sus mismos socios, como Chevron, debilitando así el imperio de la ley y alejando a otros inversionistas. Pero ahora el gobierno de Ecuador está demandando a Chevron por miles de millones de dólares por la contaminación causada por PetroEcuador. Además, el gobierno de Correa impone costosas restricciones a los empresarios y daña las relaciones comerciales.

 

Pero a Venezuela le va peor por la cantidad de expropiaciones industriales en sectores como el petrolero, acero y la banca, lo cual ha debilitado considerablemente la actividad empresarial y el crecimiento económico, colocando económicamente a ese país al nivel de naciones africanas. En lo que Venezuela está aún por debajo del promedio africano es en calidad gubernamental, habiendo descendido al nivel de despotismo de Zimbabue. En encuestas que no revelan datos de los entrevistados, los venezolanos manifiestan su oposición a los poderes especiales y despóticos que Chávez se ha adjudicado, a la vez que Caracas se ha convertido en una de las ciudades más peligrosas del continente.

 

El presidente boliviano, Evo Morales, ha seguido el ejemplo de Chávez, logrando empobrecer aún más al país más pobre de América.

 

La situación es muy superior en los países que abren sus puertas al comercio internacional y donde  se goza de libertad y seguridad personal. Y aunque ningún país latinoamericano está por debajo del puesto número 30, a varios les va muy bien. Brasil está al tope de las naciones que se están desarrollando rápidamente y ocupa el puesto (40), muy por delante de Rusia (70), de la India (45) y China (75). Al igual que la India, Brasil goza de razonable rendimiento económico, mientras que Uruguay ocupa el primer puesto (33) entre todos los países latinoamericanos. Con una población educada y un ambiente comercial e industrial con pocas regulaciones se han fomentado las inversiones extranjeras.

 

Chile, en el puesto 36, sirvió de modelo a Uruguay. Chile ha gozado de libertad económica durante 30 años, con bajos aranceles, creciente prosperidad de la gente y fue el país líder en la privatización del Seguro Social.

 

No queda duda alguna de que los éxitos en América Latina comprueban que la libertad es esencial para alcanzar la prosperidad. El Índice Legatum nos comprueba que si América Latina quiere alcanzar mayor prosperidad tendrá que rechazar el populismo y permitir la expansión del libre mercado y del imperio de la ley. 

 

___* Académico de Legatum en Prosperidad Global del American Enterprise Institute, Washington.

© www.aipenet.com


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus